Diccionario Biblico: Pacto


Significado de Pacto

Ver Concordancia

(heb. ber�th, "pacto", "convenio", "acuerdo"; gr. diathek, "testamento",
"decreto", "convenio", "acuerdo", "pacto").

T�rmino que se usa en las Escrituras para los convenios entre hombre y hombre,
y entre uno o m�s hombres y Dios. Hablando en general, "pacto" generalmente
aparece en este �ltimo sentido. Los pactos antiguos eran de 2 clases: los que
se hac�an entre iguales, y los que involucraban a un se�or y un vasallo. En un
pacto entre iguales hab�a un acuerdo mutuo acerca de las condiciones, los
privilegios y las responsabilidades (Gn. 21:32; 26:28; etc.). En un pacto
entre un se�or y un vasallo, un conquistador y los conquistados, entre un
superior y un inferior, el se�or o el conquistador especificaba las
condiciones, los privilegios y las responsabilidades que compet�an a ambos
pactantes, y el vasallo o la naci�n subyugada se somet�a a las condiciones que
les eran impuestas (2 S. 3:21; 5:3; etc.). Un acuerdo semejante a �stos fue el
que propuso Senaquerib a Ezequ�as (Is. 36:16, 17).

Sin embargo, a trav�s de las Escrituras el t�rmino "pacto" describe m�s
com�nmente la relaci�n formal que exist�a entre Dios, por una parte, e Israel
como el pueblo escogido, por otra. Obviamente, �ste no era un pacto entre
iguales, sino entre el Dios infinito y el hombre finito. El Se�or mismo
determin� las provisiones del pacto, las dio a conocer a su pueblo y les dio la
posibilidad de aceptarlo o rechazarlo. Una vez ratificado, sin embargo, se
consideraba que era obligatorio tanto para Dios como para su pueblo. En suma,
abarcaba todo lo necesario para que el plan de salvaci�n fuera totalmente
efectivo. Por su parte, Dios promet�a bendecir a su pueblo, darle en posesi�n
la tierra de Cana�n, revelarle su voluntad para ellos, enviarles el Mes�as y
emplearlos como un instrumento escogido para convertir al mundo. Por su parte,
el pueblo deb�a rendir obediencia impl�cita y cooperar con todos los
requerimientos de Dios.

En una forma preliminar, este pacto fue hecho con Ad�n, en ocasi�n de la ca�da
(Gn. 3:15), y m�s tarde con No� (9:12, 15, 16). Pero lleg� a ser plenamente
efectivo por primera vez para Abrah�n y su descendencia ( 1 2:1-3; 15:18;
17:1-7; etc.). Fue ratificado formalmente en el Sina�, cuando Israel como
naci�n prometi� cumplir las demandas divinas y acept� las promesas (Ex. 19:5-8;
24:3-8). Despu�s de siglos de infidelidad a su compromiso de cooperar con
Dios, fue liberado del pacto y se le dej� ir en cautividad como se�al de que
sus provisiones ya no estaban en vigencia (Jer. 11:1-16; Ez. 16; He. 8:9;
etc.). Al volver del cautiverio, Dios prometi� hacer "un nuevo pacto con la
casa de Israel y con la casa de Jud�" (Jer. 31:31-34). Al rechazar y
crucificar a Cristo, el pueblo jud�o renunci� al pacto y fue rechazado como
pueblo escogido de Dios (Mt. 21:43). Al mismo tiempo. Dios transfiri� los
privilegios y las responsabilidades de la relaci�n del pacto a su nuevo pueblo
escogido: la iglesia cristiana (Mt. 21:43; G�. 3:29; He. 8:8-11; 1 P. 2:9, 10).

El autor de Hebreos se refiere al pacto con el antiguo Israel como el "primer"
pacto, o "antiguo" pacto, y al que hizo con los cristianos como el "segundo" o
"nuevo" pacto (8:7, 13). Esencialmente, las provisiones, condiciones y
objetivos de los 2 pactos son id�nticos. La principal diferencia es que el
"antiguo" fue hecho con Israel como naci�n, mientras que el "nuevo" se hace con
los creyentes en Cristo en forma individual. Este tambi�n es llamado el
"eterno" (Gn. 17:13; He. 13:20). Se puso en operaci�n en el Ed�n cuando el
hombre pec�, pero no fue ratificado hasta que la sangre de Cristo fue derramada
en la cruz (He. 13:20). El "antiguo" fue ratificado en el Sina� (Ex. 24:3-8);
fue, en realidad, una disposici�n temporaria para permitir que quienes estaban
ligados por sus provisiones pudieran entrar en los privilegios y las
responsabilidades del pacto "nuevo" o "eterno".

Bib.: Para los pactos antiguos v�ase G. E. Mendenhall, BA 17 (1954):26-46,
49-76; CBA 1:1117; 4:662, 663.

Indice alfabetico:

 

Concordancia Biblica: Pacto


Ir arriba