Diccionario Biblico: Heredad


Significado de Heredad

Saltar a Concordancia (heb. generalmente najalâh; también gôrâl, jebel; gr. klronomía, kleros; los
5 términos significan "propiedad hereditaria", "herencia").

En el ámbito bíblico, especialmente la propiedad asignada a las diversas tribus
y familias israelitas cuando se establecieron en Canaán. La asignación de la
tierra -designada por las palabras heb. jelêq ("parte", Jos. 15:13), jelqâh
("parcela", 2 R. 9:26, LPD) o najalâh ("herencia", Nm. 26:54, BJ)- debía
permanecer en posesión permanente de la familia original, como un depósito de
Jehová. No debía ser vendida (Lv. 25:23), excepto en caso de una situación
financiera extrema; y aun entonces, la venta era sólo temporaria, con el
derecho de redención (vs 25-27) en cualquier momento, y con devolución
obligatoria a la familia original el año del jubileo (vs 10, 28). Los
principios guiadores para la transmisión de la propiedad ancestral incluían:
1. El heredero principal de la herencia era generalmente el hijo mayor, quien,
por causa del derecho de la primogenitura,* recibía una porción doble de toda
la riqueza de su padre. 2. Cuando no había hijos varones, la herencia pasaba a
las hijas, que mantenían el título de propiedad si se casaban dentro de su
propia tribu (Nm. 27:8; 36:6-9). 3. Si no había hijo ni hija, un pariente
cercano podía asumir la herencia (27:9-11) con el derecho de redimir cualquier
porción que se hubiera vendido temporariamente (Lv. 25:25; cf Rt. 4:3-9).
Este pariente tenía que someterse al levirato (Dt. 25:5-10), ley por la cual se
debía casar con la viuda y nombrar a su primer hijo como heredero legal y
sucesor del fallecido (cf Rt. 4:10).

"Herencia" se usa también en expresiones figuradas y para expresar conceptos
simbólicos. Por ejemplo, al pueblo de Dios se describió antiguamente como la
"porción de Jehová" (Dt. 32:9), o sencillamente "su heredad" (Sal. 78:71). Y
en el NT, Jesús se presentó a sí mismo como el heredero que venía a la
propiedad de la familia que estaba en manos de labradores que la alquilaban
(Mt. 21:33-38). "Herencia" también se utiliza para describir el futuro hogar
de los salvados (Col. 3:24; 1 P. 1:4; etc.), y se habla de los seguidores de
Cristo como de "herederos" (Gá. 3:29; Tit. 3:7; etc.) y "coherederos con
Cristo" (Ro. 8:17). El término hebreo para heredero es yôrêsh (del verbo
yârash, "poseer", "heredar"); en griego es klronómos.

Indice alfabetico:

Concordancia Biblica: Heredad