Diccionario Biblico: Demonio


Significado de Demonio

Ver Concordancia

(gr. dáimÇn y daimónion).

Término que aparece con frecuencia en la Biblia. Los griegos lo aplicaban a
divinidades inferiores, aunque superiores al hombre: en el NT se aplica una vez
a divinidades (Hch. 17:18), pero en los demás lugares a seres malvados
superiores a los hombres y, en algunos casos, capaces de controlarlos
totalmente. Se los describe como seres espirituales; las expresiones
"espíritus" o "espíritus inmundos" son paralelas a "demonios" (Mt. 8:16; Lc.
9:42). Se los señala como "ángeles que pecaron" (2 P.2:4; cf Jud. 6); por caer
junto con Lucifer, son llamados "sus ángeles" (Mt. 25:41) y él es su
"príncipe" (9:34). Se indica que los demonios poseen sabiduría sobrehumana,
porque al ver a Jesús inmediatamente declararon que era el Hijo de Dios (Lc.
8:27, 28); por eso, Jesús les ordenó no hablar (Mr. 1:34). En el AT tienen
categoría de demonios, como nombres propios: 1. Sátiro (véase Animales
mitológicos [Sátiro]). 2. Lilit (véase Animales mitológicos [Lilit]). 3.
M>weth ("muerte"), nombre de un dios cananeo de los mundos inferiores -Mot-, el
enemigo de Baal en la narrativa ugarítica. Según unos eruditos, este dios se
mencionaría en Is. 28:15, 18 y Jer. 9:21 (cf Os.13:14; Job 18:13; 28:22). 4.
Deber ("pestilencia [peste]", "mortandad"), un heraldo demoníaco (Hab. 3:5,
BJ). Otro pasaje donde aparece esta personificación demoníaco es Sal. 91: 5, 6
(y donde aparecen otros más): "No temerás el Terror [heb. pajad] nocturno, ni
Saeta* [ jê5 ] que vuele de día, ni Pestilencia [deber] que ande en oscuridad,
ni Mortandad [ketew] que en medio de día destruya". Mortandad es, en esta
circunstancia, la personificación del abrasador calor del mediodía (muy
conocido en la demonología griega y romana). 5. Reshef ("plaga", "fiebre
abrasadora", "saetas ardientes"), otro dios cananeo (Hab. 3:5, BJ; Dt. 32:24;
Sal. 78:50; 76:3; Cnt. 8:6). 6. Azazel.* 7. Shêd, "genio protector" (Dt.
32:17); más tarde, "espíritu maligno". Además, algunos comentadores creen que
en Pr. 30:15 tal vez se mencione a los vampiros. Si bien el vocablo heb.
alfg>h puede significar "sanguijuela", en la literatura árabe es el nombre de
un vampiro.

De acuerdo con el cuadro que presenta el 312 NT, cuando poseían a los hombre
producían enfermedades que hoy generalmente se las asocia con problemas
mentales. Estos endemoniados manifestaban diversos síntomas: uno que fue
llevado ante Jesús era mudo, pero cuando el demonio fue expulsado, el hombre
habló (Mt. 9:32, 33); otro, poseído por un espíritu mudo y sordo, caía con
terribles convulsiones, a menudo en el fuego o el agua, echando espuma por la
boca y a veces gritando (Mr. 9:17-29); otro era impulsado por demonios a
apartarse de los hombres y a correr desnudo entre las tumbas. Los intentos de
atarlo habían sido inútiles porque rompía las cadenas. Este endemoniado estaba
poseído por muchos demonios. Cuando se los reprendió, entraron en una manada
de cerdos, los que se tiraron de cabeza al lago (Lc. 8:26-33; 2 endemoniados en
Mt.). La expulsión de estos espíritus producía la recuperación. Los Evangelios
mencionan una cantidad de casos específicos de curación, además de indicar que
Jesús los expulsó de muchos (Mt. 8:16; Mr. 1:39). Cuando envió a los Doce "les
dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera" (Mt.
10:1). Más tarde envió a 70 con el mismo poder, porque cuando regresaron se
alegraron diciendo: "Aun los demonios se nos sujetan en tu nombre" (Lc.10:17).
véanse Beelzebú; Diablo; Lunático.

Indice alfabetico:

 

Concordancia Biblica: Demonio


Ir arriba