Romanos 10:10 - Biblia de Jerusalén Segunda Edición

Libro de Romanos
Capitulos:

12345678910111213141516

1 - Hermanos, el anhelo de mi corazón y mi oración a Dios en favor de ellos es que se salven.

2 - Testifico en su favor que tienen celo de Dios, pero no conforme a un pleno conocimiento.

3 - Pues desconociendo la justicia de Dios y empeñándose en establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios.

4 - Porque el fin de la ley es Cristo, para justificación de todo creyente.

5 - En efecto, Moisés escribe acerca de la justicia que nace de la ley: Quien la cumpla, vivirá por ella.

6 - Mas la justicia que viene de la fe dice así: No digas en tu corazón ¿quién subirá al cielo?, es decir: para hacer bajar a Cristo;

7 - o bien: ¿quién bajará al abismo?, es decir: para hacer subir a Cristo de entre los muertos.

8 - Entonces, ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra: en tu boca y en tu corazón, es decir, la palabra de la fe que nosotros proclamamos.

9 - Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo.

10 - Pues con el corazón se cree para conseguir la justicia, y con la boca se confiesa para conseguir la salvación.

11 - Porque dice la Escritura: Todo el que crea en él no será confundido.

12 - Que no hay distinción entre judío y griego, pues uno mismo es el Señor de todos, rico para todos los que le invocan.

13 - Pues todo el que invoque el nombre del Señor se salvará.

14 - Pero ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Cómo creerán en aquel a quien no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique?

15 - Y ¿cómo predicarán si no son enviados? Como dice la Escritura: ¡Cuán hermosos los pies de los que anuncian el bien!

16 - Pero no todos obedecieron a la Buena Nueva. Porque Isaías dice: ¡Señor!, ¿quién ha creído a nuestra predicación?

17 - Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, por la Palabra de Cristo.

18 - Y pregunto yo: ¿Es que no han oído? ¡Cierto que sí! Por toda la tierra se ha difundido su voz y hasta los confines de la tierra sus palabras.

19 - Pero pregunto: ¿Es que Israel no comprendió? Moisés es el primero en decir: Os volveré celosos de una que no es nación; contra una nación estúpida os enfureceré.

20 - Isaías, a su vez, se atreve a decir: Fui hallado de quienes no me buscaban; me manifesté a quienes no preguntaban por mi.

21 - Mas a Israel dice: Todo el día extendí mis manos hacia un pueblo incrédulo y rebelde.