Hebreos 5 - Biblia de Jerusalén Segunda Edición

Libro de Hebreos
Capitulos:

12345678910111213

1 - Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados;

2 - y puede sentir compasión hacia los ignorantes y extraviados, por estar también él envuelto en flaqueza.

3 - Y a causa de esa misma flaqueza debe ofrecer por los pecados propios igual que por los del pueblo.

4 - Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado por Dios, lo mismo que Aarón.

5 - De igual modo, tampoco Cristo se apropió la gloria del Sumo Sacerdocio, sino que la tuvo de quien le dijo: Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy.

6 - Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, a semejanza de Melquisedec.

7 - El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte, fue escuchado por su actitud reverente,

8 - y aun siendo Hijo, con lo que padeció experimentó la obediencia;

9 - y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen,

10 - proclamado por Dios Sumo Sacerdote a semejanza de Melquisedec.

11 - Sobre este particular tenemos muchas cosas que decir, aunque difíciles de explicar, porque os habéis hecho tardos de entendimiento.

12 - Pues debiendo ser ya maestros en razón del tiempo, volvéis a tener necesidad de ser instruidos en los primeros rudimentos de los oráculos divinos, y os habéis hecho tales que tenéis necesidad de leche en lugar de manjar sólido.

13 - Pues todo el que se nutre de leche desconoce la doctrina de la justicia, porque es niño.

14 - En cambio, el manjar sólido es de adultos; de aquellos que, por costumbre, tienen las facultades ejercitadas en el discernimiento del bien y del mal.