Ester 5:6 - Biblia de Jerusalén Segunda Edición

Libro de Ester
Capitulos:

12345678910

1 - Al tercer día, Ester se revistió de reina. Franqueando todas las puertas, llegó hasta la presencia del rey; estaba el rey sentado en el trono real.

2 - Cuando el rey vio a la reina Ester de pie en la sala, la miró con dulzura y extendiendo el cetro de oro que tenía en su mano lo puso sobre el cuello de Ester.

3 - El rey le preguntó: "¿Qué sucede, reina Ester? ¿Qué deseas? Incluso la mitad del reino te será dada."

4 - Respondió Ester: "Si al rey le place, venga hoy el rey, con Amán, al banquete que le tengo preparado."

5 - Respondió el rey: "Avisad inmediatamente a Amán para que se cumpla el deseo de Ester." El rey y Amán fueron al banquete preparado por Ester,

6 - y durante el banquete, dijo el rey a Ester: "¿Qué quieres pedir?, pues se te dará. ¿Qué deseas? Hasta la mitad del reino te será concedida."

7 - Ester respondió: "¿Mi petición y mi deseo?

8 - Si he hallado gracia a los ojos del rey, y si al rey le place escuchar mi petición y cumplir mi deseo, que vengan mañana el rey y Amán al banquete que he preparado para ellos. Y haré entonces lo que el rey me pide."

9 - Salió aquel día Amán contento y con alegre corazón; pero al ver a Mardoqueo en la Puerta Real, que no se levantaba, ni siquiera se movía ante él, se llenó Amán de ira contra Mardoqueo,

10 - pero se dominó, y yéndose a su casa, mandó venir a sus amigos y a su mujer Zeres,

11 - y les habló de su gloria y sus riquezas, de sus muchos hijos y de cómo el rey le había encumbrado, elevándole por encima de los jefes y servidores del rey.

12 - Y añadió: "Más aún; la reina Ester me ha invitado a mí sólo, junto con el rey, a un banquete que ha preparado; también para mañana estoy invitado por ella, junto con el rey.

13 - Pero todo esto nada significa para mí, mientras vea que el judío Mardoqueo, sigue sentado a la Puerta Real."

14 - Su mujer Zeres y todos sus amigos le respondieron: "Manda preparar una horca de cincuenta codos de altura y mañana por la mañana pides al rey que cuelguen de ella a Mardoqueo; así podrás ir satisfecho al banquete con el rey." Agradó el consejo a Amán y mandó preparar la horca.