1 Corintios 14:23 - Biblia de Jerusalén Primera Edición (1976)

Libro de 1 Corintios
Capitulos:

12345678910111213141516

1 - Buscad la caridad; pero aspirad también a los dones espirituales, especialmente a la profecía.

2 - Pues el que habla en lengua no habla a los hombres sino a Dios. En efecto, nadie le entiende: dice en espíritu cosas misteriosas.

3 - Por el contrario, el que profetiza, habla a los hombres para su edificación, exhortación y consolación.

4 - El que habla en lengua, se edifica a sí mismo; el que profetiza, edifica a toda la asamblea.

5 - Deseo que habléis todos en lenguas; prefiero, sin embargo, que profeticéis. Pues el que profetiza, supera al que habla en lenguas, a no ser que también interprete, para que la asamblea reciba edificación.

6 - Y ahora, hermanos, supongamos que yo vaya donde vosotros hablándoos en lenguas, ¿qué os aprovecharía yo, si mi palabra no os trajese ni revelación ni ciencia ni profecía ni enseñanza?

7 - Así sucede con los instrumentos de música inanimados, tales como la flauta o la cítara. Si no dan distintamente los sonidos, ¿cómo se conocerá lo que toca la flauta o la cítara?

8 - Y si la trompeta no da sino un sonido confuso, ¿quién se preparará para la batalla?

9 - Así también vosotros: si al hablar no pronunciáis palabras inteligibles, ¿cómo se entenderá lo que decís? Es como si hablarais al viento.

10 - Hay en el mundo no sé cuántas variedades de lenguas, y nada hay sin lenguaje.

11 - Mas si yo desconozco el valor del lenguaje seré un bárbaro para el que me habla; y el que me habla, un bárbaro para mí.

12 - Así pues, ya que aspiráis a los dones espirituales, procurad abundar en ellos para la edificación de la asamblea.

13 - Por tanto, el que habla en lengua, pida el don de interpretar.

14 - Porque si oro en lengua, mi espíritu ora, pero mi mente queda sin fruto.

15 - Entonces, ¿qué hacer? Oraré con el espíritu, pero oraré también con la mente. Cantaré salmos con el espíritu, pero también los cantaré con la mente.

16 - Porque si no bendices más que con el espíritu ¿cómo dirá «amén» a tu acción de gracias el que ocupa el lugar del no iniciado, pues no sabe lo que dices?

17 - ¡Cierto!, tu acción de gracias es excelente; pero el otro no se edifica.

18 - Doy gracias a Dios porque hablo en lenguas más que todos vosotros;

19 - pero en la asamblea, prefiero decir cinco palabras con mi mente, para instruir a los demás, que 10.000 en lengua.

20 - Hermanos, no seáis niños en juicio. Sed niños en malicia, pero hombres maduros en juicio.

21 - Está escrito en la Ley: = Por hombres de lenguas extrañas y por boca de extraños hablaré yo a este pueblo, y ni así me escucharán, dice el Señor.

22 - Así pues, las lenguas sirven de señal no para los creyentes, sino para los infieles; en cambio la profecía, no para los infieles, sino para los creyentes.

23 - Si, pues, se reúne toda la asamblea y todos hablan en lenguas y entran en ella no iniciados o infieles, ¿no dirán que estáis locos?

24 - Por el contrario, si todos profetizan y entra un infiel o un no iniciado, será convencido por todos, juzgado por todos.

25 - Los secretos de su corazón quedarán al descubierto y, postrado rostro en tierra, adorará a Dios confesando que = Dios está verdaderamente entre vosotros. =

26 - ¿Qué concluir, hermanos? Cuando os reunís, cada cual puede tener un salmo, una instrucción, una revelación, un discurso en lengua, una interpretación; pero que todo sea para edificación.

27 - Si se habla en lengua, que hablen dos, o a lo más, tres, y por turno; y que haya un interprete.

28 - Si no hay quien interprete, guárdese silencio en la asamblea; hable cada cual consigo mismo y con Dios.

29 - En cuanto a los profetas, hablen dos o tres, y los demás juzguen.

30 - Si algún otro que está sentado tiene una revelación, cállese el primero.

31 - Pues podéis profetizar todos por turno para que todos aprendan y sean exhortados.

32 - Los espíritus de los profetas están sometidos a los profetas,

33 - pues Dios no es un Dios de confusión, sino de paz. Como en todas la Iglesias de los santos,

34 - las mujeres cállense en las asambleas; que no les está permitido tomar la palabra antes bien, estén sumisas como también la Ley lo dice.

35 - Si quieren aprender algo, pregúntenlo a sus propios maridos en casa; pues es indecoroso que la mujer hable en la asamblea.

36 - ¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios? O ¿solamente a vosotros ha llegado?

37 - Si alguien se cree profeta o inspirado por el Espíritu, reconozca en lo que os escribo un mandato del Señor.

38 - Si no lo conoce, tampoco él es conocido.

39 - Por tanto, hermanos, aspirad al don de la profecía, y no estorbéis que se hable en lenguas.

40 - Pero hágase todo con decoro y orden.