Romanos 6:3 - Biblia Dios Habla Hoy Latinoamericana (1996)

Libro de Romanos
Capitulos:

12345678910111213141516

1 - ¿Qué diremos entonces? ¿Vamos a seguir pecando para que Dios se muestre aún más bondadoso?

2 - ¡Claro que no! Nosotros y a hemos muerto respecto al pecado;¿cómo, pues, podremos seguir viviendo en pecado?

3 - ¿No saben ustedes que, al quedar unidos a Cristo Jesús en el bautismo, quedamos unidos a su muerte?

4 - Pues por el bautismo fuimos sepultados con Cristo, y morimos para ser resucitados y vivir una vida nueva, así como Cristo fue resucitado por el glorioso poder del Padre.

5 - Si nos hemos unido a Cristo en una muerte como la suya, también nos uniremos a él en su resurrección.

6 - Sabemos que lo que antes éramos fue crucificado con Cristo, para que el poder de nuestra naturaleza pecadora quedara destruido y ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado.

7 - Porque, cuando uno muere, queda libre del pecado.

8 - Si nosotros hemos muerto con Cristo, confiamos en que también viviremos con él.

9 - Sabemos que Cristo, habiendo resucitado, no volverá a morir. La muerte y a no tiene poder sobre él.

10 - Pues Cristo, al morir, murió de una vez para siempre respecto al pecado; pero al vivir, vive para Dios.

11 - Así también, ustedes considérense muertos respecto al pecado, pero vivos para Dios en unión con Cristo Jesús. {cf2super [1]}

12 - Por lo tanto, no dejen ustedes que el pecado siga dominando en su cuerpo mortal y que los siga obligando a obedecer los deseos del cuerpo.

13 - No entreguen su cuerpo al pecado, como instrumento para hacerlo malo. Al contrario, entréguense a Dios, como personas que han muerto y han vuelto a vivir, y entréguenle su cuerpo como instrumento para hacer lo que es justo ante él.

14 - Así el pecado y a no tendrá poder sobre ustedes, pues no están sujetos a la ley sino a la bondad de Dios.

15 - ¿Entonces qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos sujetos ala ley sino a la bondad de Dios? ¡Claro que no!

16 - Ustedes saben muy bien que si se entregan como esclavos a un amo para obedecerlo, entonces son esclavos de ese amo a quien obedecen. Y esto es así, tanto si obedecen al pecado, lo cual lleva a la muerte, como si obedecen a Dios para vivir en la justicia.

17 - Pero gracias a Dios que ustedes, que antes eran esclavos del pecado, y a han obedecido de corazón a la forma de enseñanza que han recibido.

18 - Una vez libres de la esclavitud del pecado, ustedes han entrado al servicio de la justicia.

19 - (Hablo en términos humanos, porque ustedes, por su debilidad, no pueden entender bien estas cosas. ) De modo que, así como antes entregaron su cuerpo al servicio de la impureza y la maldad para hacer lo malo, entreguen también ahora su cuerpo al servicio de la justicia, con el fin de llevar una vida santa.

20 - Cuando ustedes todavía eran esclavos del pecado, no estaban al servicio de la justicia;

21 - pero ¿qué provecho sacaron entonces? Ahora ustedes se avergüenzan de esas cosas, pues solo llevan a la muerte.

22 - Pero ahora, libres de la esclavitud del pecado, han entrado al servicio de Dios. Esto sí les es provechoso, pues el resultado es la vida santa y , finalmente, la vida eterna.

23 - El pago que da el pecado es la muerte, pero el don de Dios es vida eterna en unión con Cristo Jesús, nuestro Señor.