Romanos 7 - Dios Habla Hoy en Castellano Peninsular (2002)

Libro de Romanos
Capitulos:

12345678910111213141516

1 - par { 7. Ya no estamos bajo la ley de Moisés {cf2super [a]}}par {i El símil del matrimonio}par Hermanos, vosotros conocéis la ley,{cf2super [b]} y sabéis que solo en vida de una persona tiene la ley poder sobre ella.

2 - Por ejemplo, una mujer casada está sujeta por la ley a su esposo mientras él vive; pero si el esposo muere, la mujer queda liberada de esa ley por la que le estaba sujeta.

3 - Por eso, si la mujer, en vida de su esposo, tiene relaciones con otro hombre, comete adulterio; pero si el esposo muere, ella queda liberada de esa ley y puede casarse con otro sin cometer adulterio.

4 - Así también vosotros, hermanos míos, al incorporaros a Cristo{cf2super [c]} habéis muerto con él a la ley, para pertenecer así a otro esposo: ahora sois de Cristo, de aquel que resucitó. De este modo, nuestra vida será útil delante de Dios.

5 - Porque mientras vivíamos conforme a nuestra naturaleza pecadora, la ley sirvió para despertar en nuestro cuerpo los malos deseos, y eso nos llevó a la muerte.

6 - Pero ahora hemos muerto a la ley que nos tenía bajo su poder, quedando libres para servir a Dios conforme a la nueva vida del Espíritu y no conforme a una ley ya anticuada.{cf2super [d]}par par {i El pecado se aprovechó de la ley}

7 - ¿Vamos a decir por esto que la ley es pecado? ¡De ninguna manera! Sin embargo, yo no habría conocido el pecado si no hubiera sido por la ley.{cf2super [e]} En efecto, jamás habría sabido lo que es codiciar si la ley no hubiera dicho: {f0 u8220?}No codicies.{f0 u8221?}{cf2super [f]}

8 - Pero el pecado, valiéndose del propio mandamiento, despertó en mí toda clase de malos deseos; pues mientras no hay ley, el pecado es cosa muerta.{cf2super [g]}

9 - Hubo un tiempo en que, sin la ley, yo tenía vida; pero cuando vino el mandamiento cobró vida el pecado,

10 - y yo morí. Así resultó que aquel mandamiento que debía darme la vida me llevó a la muerte,

11 - porque el pecado, aprovechándose del mandamiento, me engañó,{cf2super [h]} y con el mismo mandamiento me dio la muerte.

12 - En resumen, la ley en sí misma es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno.{cf2super [i]}

13 - Pero entonces, ¿esto que es bueno habrá de llevarme a la muerte? ¡De ninguna manera! Lo que pasa es que el pecado, para demostrar que verdaderamente es pecado, me causó la muerte valiéndose de lo bueno. Y así, por medio del mandamiento, quedó demostrado lo terriblemente malo que es el pecado.par par par { 8. La debilidad humana}

14 - Sabemos que la ley es espiritual, pero yo, en mi condición humana,{cf2super [j]} estoy vendido como esclavo al pecado.

15 - No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino que precisamente aquello que odio es lo que hago.{cf2super [k]}

16 - Pero si lo que hago es lo que no quiero hacer, reconozco con ello que la ley es buena.

17 - Pero en este caso ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que está en mí.

18 - Porque yo sé que en mí, es decir, en mi débil condición humana, no habita el bien; por eso, aunque tengo el deseo de hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo.

19 - No hago lo bueno que quiero hacer, sino lo malo que no quiero.

20 - Ahora bien, si lo que no quiero hacer es lo que hago, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que está en mí.{cf2super [l]}

21 - Me doy cuenta de que, aun queriendo hacer lo bueno, solo encuentro lo malo a mi alcance.

22 - En mi interior me agrada la ley de Dios;

23 - pero veo en mí otra ley, que se opone a mi capacidad de razonar: es la ley del pecado que está en mí y me tiene preso.

24 - ¡Desdichado de mí! ¿Quién me librará del poder de la muerte que está en mi cuerpo?{cf2super [m]}

25 - Solamente Dios, a quien doy gracias{cf2super [n]} por medio de nuestro Señor Jesucristo. En conclusión: entiendo que debo someterme a la ley de Dios, pero en lo débil de mi condición humana estoy sometido a la ley del pecado.