Hebreos 5:12 - Dios Habla Hoy en Castellano Peninsular (2002)

Libro de Hebreos
Capitulos:

12345678910111213

1 - Todo sumo sacerdote es escogido entre los hombres, designado para representarlos delante de Dios y para presentar ofrendas y sacrificios por los pecados.

2 - Y como el sacerdote está sujeto a las debilidades humanas, puede tener compasión de los ignorantes y extraviados;

3 - y a causa de su propia debilidad tiene que ofrecer sacrificios por sus pecados tanto como por los pecados del pueblo.{cf2super [a]}

4 - Nadie puede tomar este honor para sí mismo; es Dios quien llama y da el honor, como en el caso de Aarón.{cf2super [b]}

5 - De la misma manera, Cristo no se designó sumo sacerdote a sí mismo, sino que Dios le dio ese honor cuando le dijo:par {f0 u8220?}Tú eres mi hijo,par yo te he engendrado hoy.{f0 u8221?}{cf2super [c]}

6 - Y también le dijo en otra parte de las Escrituras:par {f0 u8220?}Tú eres sacerdote para siempre,par de la misma clase que Melquisedec.{f0 u8221?}{cf2super [d]}

7 - Cristo, mientras vivía en este mundo, con voz fuerte y muchas lágrimas oró y suplicó a Dios, que tenía poder para librarle de la muerte;{cf2super [e]} y por su obediencia, Dios le escuchó.

8 - Así que Cristo, a pesar de ser Hijo, por lo que sufrió aprendió a obedecer;{cf2super [f]}

9 - y al perfeccionarse de esa manera, llegó a ser fuente de salvación eterna para todos los que le obedecen;

10 - y Dios lo designó sumo sacerdote de la misma clase que Melquisedec.par par {i Exhortación a progresar en la fe}

11 - Tenemos mucho que decir sobre este asunto,{cf2super [g]} pero es difícil de explicar porque sois lentos para entender.

12 - Al cabo de tanto tiempo deberíais ser ya maestros; en cambio, necesitáis que se os expliquen de nuevo las cosas más sencillas de las enseñanzas de Dios. Habéis vuelto a ser tan débiles que, en vez de comida sólida, tenéis que tomar leche.

13 - Y los que se alimentan de leche son como niños de pecho, incapaces de juzgar rectamente.{cf2super [h]}

14 - La comida sólida es para los adultos, para los que ya saben juzgar porque están acostumbrados a distinguir entre el bien y el mal.