Hebreos 4:4 - Dios Habla Hoy en Castellano Peninsular (2002)

Libro de Hebreos
Capitulos:

12345678910111213

1 - Por eso, mientras todavía contamos con la promesa de entrar en ese reposo de Dios,{cf2super [a]} debemos tener cuidado, no sea que alguno de vosotros no lo logre.

2 - Porque también a nosotros se nos anunció la buena noticia, lo mismo que a ellos; pero a ellos no les sirvió de nada el oirla, porque no se unieron por la fe a los que habían obedecido al mensaje.

3 - Pero nosotros, que hemos creído, entraremos en ese reposo del que Dios ha dicho:par {f0 u8220?}Por eso juré en mi furorpar que no entrarían en mi reposo.{f0 u8221?}{cf2super [b]}par Sin embargo, Dios terminó su trabajo después de crear el mundo,

4 - pues en alguna parte de las Escrituras se dice del séptimo día:par {f0 u8220?}Dios reposó de todo su trabajo el séptimo día.{f0 u8221?}{cf2super [c]}

5 - Y otra vez se dice en las Escrituras:par {f0 u8220?}No entrarán en mi reposo.{f0 u8221?}{cf2super [d]}

6 - { Pero todavía falta que algunos entren en ese reposo, ya que, por haber desobedecido, no entraron los que primero oyeron el anuncio. }

7 - Por eso, Dios ha vuelto a señalar un día, un nuevo {f0 u8220?}hoy{f0 u8221?}, y lo ha hecho hablándonos mediante lo que mucho tiempo después dijo David en la Escritura mencionada:par {f0 u8220?}Si hoy escucháis lo que Dios dice,par no endurezcáis vuestro corazón.{f0 u8221?}{cf2super [e]}

8 - Si ya Josué hubiera dado ese reposo a los israelitas,{cf2super [f]} Dios no habría hablado de otro día.

9 - De manera que todavía queda un reposo sagrado para el pueblo de Dios;

10 - porque el que entra en ese reposo de Dios, reposa de su trabajo, así como Dios reposó del suyo.

11 - Debemos, pues, esforzarnos por entrar en ese reposo, para que nadie siga el ejemplo de aquellos que no creyeron.

12 - La palabra de Dios tiene vida y poder. Es más aguda que cualquier espada de dos filos;{cf2super [g]} penetra hasta lo más íntimo de la persona, y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón.

13 - Nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de él: todo está claramente expuesto ante aquel a quien tenemos que rendir cuentas.par par par { II. JESÚS, EL GRAN SUMO SACERDOTE}par {i El Hijo, superior al sacerdocio de Aarón}

14 - Jesús, el Hijo de Dios, es nuestro gran sumo sacerdote{cf2super [h]} que ha entrado{cf2super [i]} en el cielo.{cf2super [j]} Por eso debemos seguir firmes en la fe que profesamos.

15 - Pues nuestro sumo sacerdote puede compadecerse de nuestras debilidades, porque él también estuvo sometido a las mismas pruebas que nosotros; solo que él jamás pecó.

16 - Acerquémonos, pues, con confianza al trono de nuestro Dios lleno de amor, para que tenga misericordia de nosotros y en su bondad nos ayude en la hora de la necesidad.