Genesis 31:36 - Dios Habla Hoy en Castellano Peninsular (2002)

Libro de Genesis
Capitulos:

1234567891011121314151617181920212223242526272829303132333435363738394041424344454647484950

1 - par {i Proyectos de huida}par Pero Jacob supo que los hijos de Labán andaban diciendo: {f0 u8220?}Jacob ha tomado todo lo que era de nuestro padre, y con eso se ha hecho rico.{f0 u8221?}

2 - También Jacob se fijó en que Labán ya no le miraba con buenos ojos, como antes.

3 - Entonces el Señor dijo a Jacob: {f0 u8220?}Regresa a la tierra de tus padres, donde están tus parientes, y yo te acompañaré.{f0 u8221?

4 - Jacob mandó llamar a Raquel y a Lía, para que vinieran al campo donde estaba él con sus ovejas,

5 - y les dijo:par {f0 u8211?}Me he dado cuenta de que vuestro padre ya no me trata igual que antes; pero el Dios de mi padre siempre me ha acompañado.

6 - Sabéis muy bien que yo he trabajado para vuestro padre lo mejor que he podido,

7 - y que él me ha engañado y continuamente{cf2super [a]} me ha cambiado el salario. Sin embargo, Dios no le ha dejado hacerme ningún mal;

8 - al contrario, cuando él decía: {f0 u8216?}Te voy a pagar con los animales manchados{f0 u8217?}, todas las hembras tenían crías manchadas; y cuando decía: {f0 u8216?}Te voy a pagar con los rayados{f0 u8217?}, entonces todas tenían crías rayadas.

9 - Así fue como Dios le quitó sus animales para dármelos a mí.

10 - {f0 u8220?}Un día, cuando los animales estaban en celo, tuve un sueño en el que veía que los machos cabríos que cubrían a las hembras eran rayados, manchados y moteados.

11 - En aquel sueño el ángel de Dios me llamó por mi nombre, y yo le contesté: {f0 u8216?}Aquí estoy.{f0 u8217?}

12 - Entonces el ángel me dijo: {f0 u8216?}Fíjate bien, y vas a ver que todos los machos que cubren a las hembras son rayados, manchados y moteados, porque me he dado cuenta de todo lo que Labán te ha hecho.

13 - Yo soy el Dios que se te apareció en Betel,{cf2super [b]} donde tú consagraste la piedra y me hiciste una promesa. ¡Vamos!, levántate y vete de aquí. Regresa a la tierra donde naciste.' "

14 - Entonces Raquel y Lía le contestaron:par {f0 u8211?}Nosotras ya no tenemos herencia alguna en la casa de nuestro padre.

15 - Al contrario, nos trata como si fuéramos extrañas. ¡Hasta nos vendió, y se aprovechó de lo que le pagaste por casarte con nosotras!{cf2super [c]}

16 - En realidad, toda la riqueza que Dios le ha quitado a nuestro padre es nuestra y de nuestros hijos. Así que haz todo lo que Dios te ha dicho.par par {i Jacob huye de Labán}

17 - Jacob se preparó para regresar a Canaán, donde vivía su padre Isaac. Hizo montar a sus hijos y a sus mujeres en los camellos, tomó todo lo que tenía y se puso en camino con todos los animales que había recibido por su trabajo en Padán-aram.

18 - {icf15 --}

19 - Mientras Labán estaba en otra parte, trasquilando sus ovejas, Raquel le robó los ídolos familiares.{cf2super [d]}

20 - Así fue como Jacob engañó a Labán el arameo, no diciéndole que se iba.

21 - Escapó con todo lo que tenía. Muy pronto cruzó el río Éufrates, y siguió adelante hacia los montes de Galaad.{cf2super [e]}par par {i Labán persigue a Jacob}

22 - Tres días después, Labán supo que Jacob se había escapado.

23 - Entonces, acompañado de sus parientes, salió a perseguirle, y siete días después le alcanzó en los montes de Galaad.

24 - Pero aquella noche Dios se apareció a Labán el arameo en un sueño, y le dijo: {f0 u8220?}Escucha, no hables a Jacob con brusquedad.{f0 u8221?}{cf2super [f]}

25 - Labán alcanzó a Jacob en los montes de Galaad, donde Jacob había acampado. Allí mismo acampó Labán con sus parientes,

26 - y reclamó a Jacob:par {f0 u8211?}¿Qué has hecho? ¿Por qué me engañaste? ¡Has traído a mis hijas como si fueran prisioneras de guerra!

27 - ¿Por qué me engañaste y escapaste a escondidas, sin decirme nada? De haberlo sabido, yo te habría despedido con alegría y con música de tambores y de arpa.

28 - Ni siquiera me dejaste besar a mis hijas y a mis nietos. ¡Has actuado como un necio!

29 - Yo bien podría haceros daño a todos, pero anoche me habló el Dios de tu padre y me dijo: {f0 u8216?}Escucha, no hables a Jacob con brusquedad.{f0 u8217?}

30 - Pero si tanto deseabas regresar a la casa de tu padre, y por eso te fuiste, ¿por qué me robaste mis dioses?{cf2super [g]}

31 - Entonces Jacob contestó a Labán:par {f0 u8211?}Es que tuve miedo. Pensé que tal vez me ibas a quitar a tus hijas por la fuerza.

32 - Pero si alguno de los que aquí se encuentran tiene tus dioses, ¡que muera! Nuestros parientes son testigos: dime si yo tengo algo tuyo, y llévatelo.par Jacob no sabía que Raquel había robado los ídolos.

33 - Labán entró en la tienda de campaña de Jacob, luego en la de Lía, y también en la de las dos esclavas,{cf2super [h]} pero no encontró los ídolos. Cuando salió de la tienda de campaña de Lía y entró en la de Raquel,

34 - esta tomó los ídolos, los metió entre la montura de un camello, y se sentó sobre ellos. Labán anduvo buscando por toda la tienda, pero no los encontró.

35 - Entonces Raquel le dijo:par {f0 u8211?}Padre, no te enojes si no me levanto delante de ti, pero es que hoy tengo mi periodo de menstruación.par Como Labán anduvo buscando los ídolos y no los encontró,

36 - Jacob se enojó y fue a reclamarle a Labán con estas palabras:par {f0 u8211?}¿Qué falta cometí? ¿Cuál es mi pecado, que con tantas ansias me has perseguido?

37 - Has registrado todas mis cosas, ¿y qué has encontrado de los objetos de tu casa? ¡Ponlo aquí, delante de tus parientes y de los míos, para que ellos digan quién de los dos tiene razón!

38 - Durante estos veinte años que trabajé contigo, nunca abortaron tus ovejas ni tus cabras, y nunca me comí un solo carnero de tus rebaños;

39 - nunca te traje los animales muertos por las fieras, sino que yo pagaba su pérdida; si de día o de noche robaban ganado, tú me lo cobrabas.{cf2super [i]}

40 - De día me moría de calor; de noche me moría de frío, ¡y hasta el sueño se me iba!

41 - Veinte años he estado en tu casa, y esto es lo que me ha tocado: trabajar catorce años a tu servicio por tus dos hijas, y seis años por tus animales; y tú continuamente me cambiabas el salario.

42 - De no haber estado conmigo el Dios de Abraham, el Dios que adoraba mi padre Isaac,{cf2super [j]} seguro estoy de que me habrías mandado con las manos vacías. Pero Dios vio mi tristeza y el resultado de mi trabajo, y anoche te reprendió.par par {i Acuerdo entre Jacob y Labán}

43 - Entonces Labán contestó a Jacob:par {f0 u8211?}Las hijas son mis hijas, los nietos son mis nietos y las ovejas son mis ovejas. ¡Todo lo que aquí ves es mío! Sin embargo, ¿qué puedo hacer ahora a mis hijas o a los hijos que ellas han tenido?

44 - Por eso, ven; hagamos tú y yo un pacto que sirva como testimonio entre nosotros dos.

45 - Entonces Jacob tomó una piedra, la puso en pie como un pilar

46 - y dijo a sus parientes:par {f0 u8211?}¡Juntad piedras!par Todos juntaron piedras para hacer un montón, y allí comieron, junto al montón de piedras.{cf2super [k]}

47 - Labán llamó a aquel lugar en su idioma {f0 u8220?}Jegar Sahadutá{f0 u8221?}, y Jacob lo llamó en el suyo {f0 u8220?}Galaad{f0 u8221?}.{cf2super [l]}

48 - Entonces Labán dijo:par {f0 u8211?}Hoy, este montón de piedras es testigo entre nosotros dos.par Por eso se llamó Galaad aquel lugar,

49 - y también se llamó Mispá,{cf2super [m]} porque Labán dijo:par {f0 u8211?}Que el Señor vigile entre nosotros dos cuando ya no podamos vernos el uno al otro.

50 - Si maltratas a mis hijas o si te casas con otras mujeres además de ellas, aunque no haya nadie como testigo entre nosotros, Dios mismo sea testigo.

51 - Y Labán siguió diciendo a Jacob:par {f0 u8211?}Mira, aquí están el montón de piedras y el pilar que he puesto entre nosotros dos.

52 - Ambos serán testigos de que ni tú ni yo cruzaremos esta línea para perjudicarnos.

53 - Que decida entre nosotros el Dios de tu abuelo Abraham y de mi abuelo Nahor.par Entonces Jacob juró por el Dios que su padre Isaac adoraba.

54 - Luego hizo Jacob sacrificios en el cerro, y llamó a sus parientes a comer. Todos ellos comieron, y pasaron la noche en el cerro.

55 - Al día siguiente por la mañana, Labán se levantó y dio un beso a sus nietos y a sus hijas; después los bendijo, y regresó a su tierra.{cf2super [n]}