Esdras 8:14 - Dios Habla Hoy en Castellano Peninsular (2002)

Libro de Esdras
Capitulos:

12345678910

1 - par {i Los repatriados}par Esta es la lista de los jefes de familia,{cf2super [a]} según el registro familiar de cada uno de ellos, que durante el reinado de Artajerjes volvieron de Babilonia con Esdras:

2 - Guersón, de los descendientes de Finees;par Daniel, de los descendientes de Itamar;par Hatús, hijo de Secanías,{cf2super [b]} de los descendientes de David;par Zacarías, de los descendientes de Parós, acompañado de ciento cincuenta hombres apuntados en la lista;

3 - {icf15 --}

4 - Eliehoenai, hijo de Zeraías, de los descendientes de Pahat-moab, acompañado de doscientos hombres;

5 - Secanías, hijo de Jahaziel, de los descendientes de Zatú,{cf2super [c]} acompañado de trescientos hombres;

6 - Ébed, hijo de Jonatán, de los descendientes de Adín, acompañado de cincuenta hombres;

7 - Isaías, hijo de Atalías, de los descendientes de Elam, acompañado de setenta hombres;

8 - Zebadías, hijo de Micael, de los descendientes de Sefatías, acompañado de ochenta hombres;

9 - Abdías, hijo de Jehiel, de los descendientes de Joab, acompañado de doscientos dieciocho hombres;

10 - Selomit, hijo de Josifías, de los descendientes de Baní,{cf2super [d]} acompañado de ciento sesenta hombres;

11 - Zacarías, hijo de Bebai, de los descendientes de Bebai, acompañado de veintiocho hombres;

12 - Johanán, hijo de Hacatán, de los descendientes de Azgad, acompañado de ciento diez hombres;

13 - Elifélet, Jeiel y Semaías, últimos descendientes de Adonicam, acompañados de sesenta hombres, volvieron más tarde.

14 - Utai y Zabud, de los descendientes de Bigvai, acompañados de setenta hombres.par par {i Los sirvientes del templo}

15 - Yo,{cf2super [e]} Esdras, los reuní a todos junto al canal que desemboca en el río Ahavá,{cf2super [f]} y acampamos allí tres días. Y cuando pasé revista a la gente y a los sacerdotes no encontré ningún levita.{cf2super [g]}

16 - Por lo tanto envié a Eliézer, Ariel, Semaías, Elnatán, Jarib, Elnatán, Natán, Zacarías y Mesulam, que eran personas importantes, y también a los maestros Joiarib y Elnatán,

17 - con la orden de visitar a Idó, jefe del lugar llamado Casifiá, y les dije todo lo que tenían que comunicar a Idó y sus compañeros, los sirvientes del templo{cf2super [h]} que estaban en Casifiá, para que nos trajeran gente que nos ayudara en el templo de nuestro Dios.

18 - Y, gracias a Dios, nos trajeron a Serebías, hombre muy capaz, descendiente de un levita llamado Mahli, con sus hijos y hermanos; dieciocho personas en total.

19 - Además nos trajeron a Hasabías e Isaías, descendientes de Merarí, que con sus hijos y hermanos sumaban veinte personas.

20 - De los sirvientes del templo puestos por David y los dirigentes al servicio de los levitas, había doscientos veinte, todos ellos nombrados personalmente.

21 - Después proclamé un ayuno{cf2super [i]} cerca del río Ahavá, para que reconociéramos nuestras faltas ante nuestro Dios, y para pedirle que nos llevara con bien a nosotros, nuestras familias y nuestras posesiones.{cf2super [j]}

22 - Pues me dio vergüenza pedirle al rey soldados de caballería para que nos protegieran del enemigo en el camino, ya que habíamos dicho al rey que Dios protege a todos los que le buscan, pero que descarga su fuerza y su ira sobre todos los que le abandonan.

23 - De modo que ayunamos y rogamos a Dios por todo esto, y él nos escuchó.

24 - Luego aparté a doce dirigentes de los sacerdotes: a Serebías, Hasabías y diez compañeros suyos,

25 - y les pesé y entregué la plata, el oro y los utensilios que el rey y sus consejeros y oficiales y todos los israelitas allí presentes habían ofrecido como donativo para el templo de nuestro Dios.

26 - Les pesé y les entregué veintiún mil cuatrocientos cincuenta kilos de plata, cien utensilios de plata{cf2super [k]} y tres mil trescientos kilos de oro;

27 - además, veinte tazas de oro con un peso total de ocho kilos, y dos utensilios de bronce bruñido de primera calidad, tan valiosos como si fueran de oro.

28 - Luego les dije: {f0 u8220?}Vosotros estáis consagrados al Señor, lo mismo que los utensilios. La plata y el oro son para el Señor, Dios de nuestros padres.{cf2super [l]}

29 - Tened cuidado y guardadlos hasta que los peséis en presencia de los jefes de los sacerdotes, y de los levitas y jefes de familia de Israel, en las cámaras del templo del Señor, en Jerusalén.{f0 u8221?}

30 - Entonces los sacerdotes y los levitas recibieron la plata, el oro y los utensilios que habían sido pesados, y los llevaron a Jerusalén, al templo de nuestro Dios.

31 - El día doce del mes primero{cf2super [m]} nos marchamos del río Ahavá para dirigirnos a Jerusalén. Nuestro Dios nos ayudó, librándonos de enemigos y de bandidos en el camino.

32 - Cuando llegamos a Jerusalén, descansamos tres días.

33 - Al cuarto día se pesó la plata, el oro y los utensilios en el templo de nuestro Dios, y se entregó todo al sacerdote Meremot, hijo de Urías. Con él estaban Eleazar, hijo de Finees, y los levitas Jozabad, hijo de Josué, y Noadías, hijo de Binuy.

34 - Aquel mismo día se pesó y contó todo, y se tomó nota de la carga.

35 - Después, los desterrados que volvieron del exilio entregaron, para los holocaustos al Dios de Israel y en nombre de todos los israelitas, doce becerros, noventa y seis carneros, setenta y siete corderos y doce chivos para la ofrenda por el pecado. Todos fueron quemados en honor del Señor.{cf2super [n]}

36 - Luego entregaron la orden del rey{cf2super [ñ]} a las autoridades del reino y a los gobernadores de la provincia al oeste del río Éufrates, los cuales apoyaron al pueblo y al templo de Dios.