Job 9:34 - La Biblia Textual

Libro de Job
Capitulos:

123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536373839404142

1 - Entonces Job respondió diciendo:

2 - Ciertamente yo sé que es así, Pero, ¿cómo puede un hombre tener razón ante Dios?

3 - Aunque pretenda disputar con Él, No le podría responder una entre mil razones.

4 - Él es sabio de corazón y poderoso en fortaleza. ¿Quién se endureció contra Él y salió ileso?

5 - Arranca los montes con su furor, Y no se sabe quién los trastorna.

6 - Sacude la tierra de su lugar, Y hace temblar sus columnas.

7 - Manda al sol, y no sale, Y pone sello a las estrellas.

8 - Él solo extendió los cielos, Y anda sobre las olas del mar.

9 - Hacedor de la Osa y del Orión, De las Pléyades y las recónditas cámaras del mediodía.

10 - Hacedor de cosas grandiosas e inescrutables, Y de maravillas sin número.

11 - He aquí pasa junto a mí, y no lo percibo, Se desliza, pero no lo advierto.

12 - He aquí Él arrebata, ¿y quién se lo impedirá? ¿Quién le dirá: Qué haces?

13 - Dios no reprime su ira: Debajo de Él se abaten los secuaces de los soberbios.

14 - ¿Cuánto menos podría replicarle yo, Rebuscando palabras frente a Él?

15 - A Quien yo, por recto que fuera, no osaría responder, Antes bien, imploraría la clemencia de mi Juez.

16 - Si lo invoco, y Él me respondiera, No podría creer que me está oyendo,

17 - Porque me ha quebrantado con un torbellino, Y multiplica mis heridas sin causa.

18 - No me deja recobrar aliento, Sino que me harta de amarguras.

19 - Si apelo a la fuerza, ¡ciertamente Él es más fuerte! Y si a la justicia, ¿quién me fijará el tiempo?

20 - Si me tengo por justo, mi boca me condenará, Aunque sea íntegro, ella me declarará perverso.

21 - Pero, ¿soy íntegro? ¡Ni yo mismo me conozco! ¡Desprecio mi vida!

22 - Todo es una misma cosa, Por eso digo que Él destruye al inocente y al malvado.

23 - Si el azote destruye de repente, Él se burla de la desesperación del inocente.

24 - La tierra es entregada en mano del impío, Él cubre los rostros de sus jueces. Si no, ¿quién es entonces?

25 - Mis días han sido más veloces que un corredor, Volaron sin ver cosa buena,

26 - Se deslizaron como canoas de junco, Como águila que se lanza sobre la presa.

27 - Si digo: Olvidaré mis quejas, Mudaré mi semblante y me alegraré,

28 - Entonces me turban todos mis dolores. Sé que no me tendrás por inocente,

29 - Y que seré declarado culpable. ¿Para qué entonces fatigarme en vano?

30 - Aunque me lave con agua de nieve, Y limpie mis manos con lejía,

31 - Aun así me hundirás en el lodo cenagoso, Y mis propias vestiduras me aborrecerán.

32 - Porque no es hombre como yo para que le responda, Y vayamos juntos a juicio.

33 - Si hubiera un mediador entre nosotros, Que pusiera su mano entrambos,

34 - Entonces Él apartaría de sobre mí su vara, Y su terror no me espantaría,

35 - Hablaría, y no le temería. Pero no es esa mi situación.