Isaias 1:5 - La Biblia Textual

Libro de Isaias
Capitulos:

123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536373839404142434445464748495051525354555657585960616263646566

1 - Visión de Isaías ben Amoz, que vio sobre Judá y Jerusalem en días de Uzías, de Jotam, de Acaz y de Ezequías, reyes de Judá.

2 - ¡Oíd, cielos, y tú, tierra, escucha, que habla YHVH! Crié hijos y los engrandecí, pero ellos se rebelaron contra mí.

3 - El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor, Pero Israel no me conoce, mi pueblo no tiene entendimiento.

4 - ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, Generación seguiros hiriendo si os seguís rebelando? Abandonaron a YHVH, despreciaron al Santo de Israel y se volvieron atrás.

5 - ¿Dónde seguiros hiriendo si os seguís rebelando? Toda la cabeza está enferma, y el corazón, agotado.

6 - Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay nada sano, Solo llaga, contusión, y heridas supurantes, No drenadas ni vendadas, ni aliviadas con ungüento.

7 - Vuestra tierra está asolada, vuestras ciudades incendiadas, Vuestro país, devorado ante vosotros mismos; Desolado, como la desolación que causan los extraños.

8 - La hija de Sión ha quedado como cobertizo de viñedo, Como choza de melonar, como ciudad sitiada.

9 - Si YHVH Sebaot no nos hubiera dejado un pequeño remanente, Habríamos llegado a ser como Sodoma, semejantes a Gomorra.

10 - ¡Oíd la palabra de YHVHH, príncipes de Sodoma! ¡Escuchad la Ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra!

11 - ¿De qué me sirve, dice YHVH, la multitud de vuestros sacrificios? Harto estoy de holocaustos de carneros y de sebo de ganado gordo. No quiero sangre de bueyes, ni de corderos, ni de machos cabríos.

12 - ¿Quién demanda esto de vuestras manos, Cuando os presentáis ante mí pisoteando mis atrios?

13 - No sigáis trayendo ofrendas inútiles; El incienso me es abominación, También los novilunios, los shabbatot y el convocar asamblea. ¡No tolero la iniquidad junto a la asamblea solemne!

14 - Mi alma aborrece vuestras solemnidades y novilunios; Se me han vuelto una carga que no soporto más.

15 - Cuando extendáis vuestras manos, Esconderé de vosotros mi rostro, Y aunque multipliquéis vuestras oraciones, no escucharé, Porque vuestras manos están llenas de sangre.

16 - ¡Lavaos, purificaos, y quitad de mi vista la maldad de vuestras obras! ¡Cesad de hacer el mal!

17 - Aprended a hacer lo bueno, Buscad la justicia, enderezad al opresor, Defended el derecho del huérfano, abogad por la causa de la viuda.

18 - Y venid después y estaremos a cuenta, dice YHVH: Aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; Aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

19 - Si fuerais bien dispuestos y obedientes, Comeréis lo mejor de la tierra.

20 - Pero si rehusáis y os rebeláis, la espada os devorará, Porque la boca de YHVH lo ha dicho.

21 - ¡Cómo se convirtió en ramera la Ciudad Fiel! Llena estuvo de justicia, y en ella pernoctaba la equidad; Ahora, los asesinos.

22 - Tu plata se ha vuelto escoria, Tu vino está adulterado con agua.

23 - Tus príncipes son rebeldes y cómplices de ladrones, Todos aman el soborno y corren tras las dádivas. No hacen justicia al huérfano ni la causa de la viuda llega a ellos.

24 - Por tanto, dice el Soberano, YHVH Sebaot, el Fuerte de Israel: ¡Ah, Yo me desquitaré de mis adversarios y me vengaré de misenemigos!

25 - ¡Volveré mi mano contra ti y puri-ficaré totalmente tus escorias, Y quitaré toda tu impureza!

26 - Restauraré tus jueces como al principio, Y tus consejeros como los de antaño. Entonces te llamarán Ciudad Justa, Ciudad Fiel.

27 - Sión será rescatada con el derecho, Y sus convertidos con la justicia.

28 - Pero la destrucción de los rebeldesy pecadores irán juntas, Y los que abandonan a YHVH serán consumidos.

29 - Entonces se avergonzarán de las encinas que amasteis, Y os sonrojareis de los huertos queescogisteis.

30 - Porque seréis como encina de hojaseca, Y como huerto que le faltan aguas.

31 - El fuerte será la estopa, y su obra la chispa, Y ambos arderán juntos, y no habrá quien los apague.