Juan 10:9 - Biblia en Lenguaje Sencillo

Libro de Juan
Capitulos:

123456789101112131415161718192021

1 - Jesús les dijo: «Ustedes saben que sólo un ladrón y bandido entra al corral saltándose la cerca.

2 - En cambio, el pastor de las ovejas entra por la puerta.

3 - El que cuida la entrada le abre, y el pastor llama a cada una de sus ovejas por nombre, y ellas reconocen su voz. Luego el pastor las lleva fuera del corral,

4 - y cuando ya han salido todas, él va delante de ellas. »Las ovejas siguen al pastor porque reconocen su voz.

5 - Pero no seguirían a un desconocido; más bien huirían de él, pues no reconocerían su voz.»

6 - Jesús les puso el ejemplo anterior, pero ellos no entendieron lo que les quiso decir.

7 - Entonces Jesús les explicó el ejemplo: «Yo soy la puerta de las ovejas.

8 - Todos los que vinieron antes que yo, eran bandidos y ladrones; por eso las ovejas no les hicieron caso.

9 - Yo soy la puerta del reino de Dios: cualquiera que entre por esta puerta, se salvará; podrá salir y entrar, y siempre encontrará alimento.

10 - »Cuando el ladrón llega, se dedica a robar, matar y destruir. Yo he venido para que todos ustedes tengan vida, y para que la vivan plenamente.

11 - Yo soy el buen pastor. El buen pastor está dispuesto a morir por sus ovejas.

12 - El que recibe un salario por cuidar a las ovejas, huye cuando ve que se acerca el lobo. Deja a las ovejas solas, porque él no es el pastor y las ovejas no son suyas. Por eso, cuando el lobo llega y ataca a las ovejas, ellas huyen por todos lados.

13 - Y es que a ese no le interesan las ovejas, sólo busca el dinero; por eso huye.

14 - »Así como Dios mi Padre me conoce, yo lo conozco a él; y de igual manera, yo conozco a mis seguidores y ellos me conocen a mí. Yo soy su buen pastor, y ellos son mis ovejas. Así como el buen pastor está dispuesto a morir para salvar a sus ovejas, también yo estoy dispuesto a morir para salvar a mis seguidores.

16 - También tengo otros seguidores que ustedes no conocen; son ovejas que traeré de otro corral, y me obedecerán. Así tendré un solo grupo de seguidores, y yo seré su único pastor.

17 - »Mi Padre me ama porque estoy dispuesto a entregar mi vida para luego volver a recibirla.

18 - Nadie me quita la vida, sino que yo la entrego porque así lo quiero. Tengo poder para entregar mi vida, y tengo poder para volver a recibirla, pues esto es lo que mi Padre me ha ordenado hacer.»

19 - Cuando aquellos judíos oyeron esto, se pusieron a discutir, pues unos pensaban una cosa, y otros otra.

20 - Muchos decían: «Ese hombre tiene un demonio y está loco. ¿Por qué le hacen caso?»

21 - Pero otros decían: «Nadie que tenga un demonio puede hablar así. Además, ningún demonio puede darle la vista a un ciego.»

22 - Era invierno, y Jesús había ido a Jerusalén para participar en la fiesta del Templo.

23 - Mientras andaba por los patios del templo, cerca del Portón de Salomón,

24 - La gente lo rodeó y le preguntó: —¿Hasta cuándo nos tendrás con esta duda? Dinos ahora mismo si eres el Mesías.

25 - Jesús les respondió: —Ya les dije quién soy, pero ustedes no me han creído. Yo hago todo con la autoridad y el poder de mi Padre, y eso demuestra quién soy yo.

26 - Pero ustedes no me creen, porque no me siguen ni me obedecen.

27 - Mis seguidores me conocen, y yo también los conozco a ellos. Son como las ovejas, que reconocen la voz de su pastor, y él las conoce a ellas. Mis seguidores me obedecen,

28 - y yo les doy vida eterna; nadie me los quitará.

29 - Dios mi Padre me los ha dado; él es más poderoso que todos, y nadie puede quitárselos.

30 - Mi Padre y yo somos uno solo.

31 - Otra vez, los jefes judíos quisieron apedrear a Jesús,

32 - pero él les dijo: —Ustedes me han visto hacer muchas cosas buenas con el poder que mi Padre me ha dado. A ver, díganme, ¿por cuál de ellas merezco morir?

33 - Ellos le respondieron: —No queremos matarte por lo bueno que hayas hecho, sino por haber ofendido a Dios. Tú no eres más que un hombre, y dices que eres igual a Dios.

34 - Jesús les dijo: —¡Pero en la Biblia Dios dice que somos dioses! Y ella siempre dice la verdad.

36 - Y si Dios me envió al mundo, ¿por qué dicen ustedes que ofendo a Dios al decir que soy su Hijo?

37 - Si no hago lo que mi Padre quiere, entonces no me crean.

38 - Pero si yo lo obedezco, crean en lo que hago, aunque no crean en lo que digo. Así, de una vez por todas, sabrán que mi Padre y yo somos uno solo.

39 - De nuevo ellos intentaron encarcelar a Jesús. Pero él se les escapó,

40 - y se fue de nuevo al otro lado del río Jordán, al lugar donde Juan el Bautista había estado bautizando. Mientras estaba allí,

41 - muchas personas fueron a verlo, y decían: «Juan el Bautista no hizo ningún milagro, pero todo lo que dijo de Jesús era verdad.»

42 - Y mucha gente de aquel lugar creyó en Jesús.