Eclesiastes 10 - La Biblia Latinoamericana

Libro de Eclesiastes
Capitulos:

123456789101112

1 - Una mosca muerta echa a perder todo el frasco de perfume; algunas locuras reducen a nada mucha sabiduría.

2 - El corazón del sabio mantiene su derecha, el corazón del tonto toma la izquierda;

3 - sigue su camino en contra, y a todos los que se cruzan con él les dice: "¡Ahí va otro tonto!"

4 - Si el príncipe monta en cólera contra ti, no dejes tu puesto, la calma evitará muchas desgracias.

5 - Vi otro mal bajo el sol, y uno podría pensar que el error viene del Soberano:

6 - los incapaces están en lo alto de la escala, y los que valen se quedan abajo.

7 - Vi servidores que andaban a caballo y nobles que iban a pie, como los servidores.

8 - El que cava un hoyo, se puede caer en él; el que derriba un muro, puede ser que lo muerda la serpiente;

9 - el que extrae piedras, puede lastimarse con ellas; el que parte leña corre el peligro de herirse;

10 - si el hierro está embotado, hay que golpear más fuerte: en todo esto se gana con la sabiduría.

11 - Pero tal vez la serpiente no se deja encantar y muerde: en ese caso el encantador no habrá ganado nada.

12 - Las palabras del sabio son una gracia, en cambio las del tonto son perjudiciales, en primer lugar para él.

13 - Su punto de partida es un error, y la conclusión es tan peligrosa como absurda.

14 - La estupidez es la que le inspiró tantas palabras.par ab (El ser humano no conoce el porvenir: ¿quién le dirá lo que pasará después de él?)

15 - El tonto se agota pronto: no sabe ni siquiera el camino a la ciudad.

16 - ¡Pobre de ti, país, cuyo rey es un muchacho y cuyos jefes están de parranda desde la mañana!

17 - Feliz tú, país, cuyo rey es un príncipe bien nacido, y cuyos jefes comen a sus horas, para tomar fuerzas y no para embriagarse.

18 - Por falta de mantención se hunde la techumbre, y si las manos son flojas, llueve la casa;

19 - hacen banquetes para divertirse; se dan sus pasatiempos con el vino: ¡ el dinero lo resolverá todo!

20 - No maldigas al rey ni siquiera de pensamiento; ni maldigas al poderoso, ni siquiera en el secreto de tu pieza: un pajarito del cielo podría llevarle el rumor, un par de alas le daría a conocer el asunto.