Hechos 17:30 - Biblia Al Dia

Libro de Hechos
Capitulos:

12345678910111213141516171819202122232425262728

1 - Atravesando Anfípolis y Apolonia, Pablo y Silas llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos.

2 - Como era su costumbre, Pablo entró en la sinagoga y tres sábados seguidos discutió con ellos. Basándose en las Escrituras,

3 - les explicaba y demostraba que era necesario que el Mesías padeciera y resucitara. Les decía: «Este Jesús que os anuncio es el Mesías.»

4 - Algunos de los judíos se convencieron y se unieron a Pablo y a Silas, como también lo hicieron un buen número de mujeres prominentes y muchos griegos que adoraban a Dios.

5 - Pero los judíos, llenos de envidia, reclutaron a unos maleantes callejeros, con los que armaron una turba y empezaron a alborotar la ciudad. Asaltaron la casa de Jasón en busca de Pablo y Silas, con el fin de procesarlos públicamente.

6 - Pero como no los encontraron, arrastraron a Jasón y a algunos otros hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: «¡Estos que han trastornado el mundo entero han venido también aquí,

7 - y Jasón los ha recibido en su casa! Todos ellos actúan en contra de los decretos del emperador, afirmando que hay otro rey, uno que se llama Jesús.»

8 - Al oír esto, la multitud y las autoridades de la ciudad se alborotaron;

9 - entonces éstas exigieron fianza a Jasón y a los demás para dejarlos en libertad.

10 - Tan pronto como se hizo de noche, los hermanos enviaron a Pablo y a Silas a Berea, quienes al llegar se dirigieron a la sinagoga de los judíos.

11 - Éstos eran de sentimientos más nobles que los de Tesalónica, de modo que recibieron el mensaje con toda avidez y todos los días examinaban las Escrituras para ver si era verdad lo que se les anunciaba.

12 - Muchos de los judíos creyeron, y también un buen número de griegos, incluso mujeres distinguidas y no pocos hombres.

13 - Cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que también en Berea estaba Pablo predicando la palabra de Dios, fueron allá para agitar y alborotar a las multitudes.

14 - En seguida los hermanos enviaron a Pablo hasta la costa, pero Silas y Timoteo se quedaron en Berea.

15 - Los que acompañaban a Pablo lo llevaron hasta Atenas. Luego regresaron con instrucciones de que Silas y Timoteo se reunieran con él tan pronto como les fuera posible.

16 - Mientras Pablo los esperaba en Atenas, le dolió en el alma ver que la ciudad estaba llena de ídolos.

17 - Así que discutía en la sinagoga con los judíos y con los griegos que adoraban a Dios, y a diario hablaba en la plaza con los que se encontraban por allí.

18 - Algunos filósofos epicúreos y estoicos entablaron conversación con él. Unos decían: «¿Qué querrá decir este charlatán?» Otros comentaban: «Parece que es predicador de dioses extranjeros.» Decían esto porque Pablo les anunciaba las buenas nueva

19 - Entonces se lo llevaron a una reunión del Areópago.—¿Se puede saber qué nueva enseñanza es esta que presentas? —le preguntaron—.

20 - Porque nos vienes con ideas que nos suenan extrañas, y queremos saber qué significan.

21 - Pues todos los atenienses y los extranjeros que vivían allí se pasaban el tiempo sin hacer otra cosa más que escuchar y comentar las últimas novedades.

22 - Pablo se puso en medio del Areópago y tomó la palabra:—¡Ciudadanos atenienses! Observo que vosotros sois sumamente religiosos en todo lo que hacéis.

23 - Al pasar y fijarme en vuestros lugares sagrados, encontré incluso un altar con esta inscripción: A Un Dios Desconocido. Pues bien, eso que vosotros adoráis como algo desconocido es lo que yo os anuncio.

24 - »El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. No vive en templos construidos por hombres,

25 - ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo. Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas.

26 - De un solo hombre hizo todas las naciones para que habitaran toda la tierra; y determinó los períodos de su historia y las fronteras de sus territorios.

27 - Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y, aunque sea a tientas, lo encuentren. En verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros,

28 - “puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos.” Como algunos de vuestros propios poetas han dicho: “De él somos descendientes.”

29 - »Por tanto, siendo descendientes de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea como el oro, la plata o la piedra: escultura hecha como resultado del ingenio y de la destreza del ser humano.

30 - Pues bien, Dios pasó por alto aquellos tiempos de tal ignorancia, pero ahora manda a todos, en todas partes, que se arrepientan.

31 - Él ha fijado un día en que juzgará al mundo con justicia, por medio del hombre que ha designado. De ello ha dado pruebas a todos al levantarlo de entre los muertos.

32 - Cuando oyeron de la resurrección, unos se burlaron; pero otros le dijeron:—Queremos que tú nos hables en otra ocasión sobre este tema.

33 - En ese momento Pablo salió de la reunión.

34 - Algunas personas se unieron a Pablo y creyeron. Entre ellos estaba Dionisio, miembro del Areópago, también una mujer llamada Dámaris, y otros más.