Deuteronomio 1:17 - Biblia Al Dia

Libro de Deuteronomio
Capitulos:

12345678910111213141516171819202122232425262728293031323334

1 - Éstas son las palabras que Moisés dirigió a todo Israel en el desierto al este del Jordán, es decir, en el Arabá, frente a Suf, entre la ciudad de Parán y las ciudades de Tofel, Labán, Jazerot y Dizahab.

2 - Por la ruta del monte Seír hay once días de camino entre Horeb y Cades Barnea.

3 - El día primero del mes undécimo del año cuarenta, Moisés les declaró a los israelitas todo lo que el Señor les había ordenado por medio de él.

4 - Poco antes, Moisés había derrotado a Sijón, rey de los amorreos, que reinaba en Hesbón, y a Og, rey de Basán, que reinaba en Astarot y en Edrey.

5 - Moisés comenzó a explicar esta ley cuando todavía estaban los israelitas en el país de Moab, al este del Jordán. Les dijo:

6 - «Cuando estábamos en Horeb, el Señor nuestro Dios nos ordenó: “Vosotros habéis permanecido ya demasiado tiempo en este monte.

7 - Poneos en marcha y dirígíos a la región montañosa de los amorreos y a todas las zonas vecinas: el Arabá, las montañas, las llanuras occidentales, el Néguev y la costa, hasta la tierra de los cananeos, el Líbano y el gran río, el Éufrates.

8 - Yo os he entregado esta tierra; ¡adelante, tomad posesión de ella!” El Señor juró que se la daría a vuestros antepasados, es decir, a Abraham, Isaac y Jacob, y a sus descendientes.

9 - »En aquel tiempo les dije: “Yo solo no puedo con todos vosotros.

10 - El Señor vuestro Dios os ha hecho tan numerosos que hoy sois vosotros tantos como las estrellas del cielo.

11 - ¡Que el Señor y Dios de vuestros antepasados os multiplique mil veces más, y os bendiga tal como lo prometió!

12 - ¿Cómo puedo seguir ocupándome de todos vuestros problemas, cargas y pleitos?

13 - Escoged de cada una de vuestras tribus a hombres sabios, inteligentes y experimentados, para que sean vuestros jefes.”

14 - »Vosotros me respondisteis: “Tu plan de acción nos parece excelente.”

15 - Así que tomé a los líderes de vuestras tribus, hombres sabios y experimentados, y les di autoridad sobre vosotros. Los puse como jefes de grupos de mil, de cien, de cincuenta y de diez, y como funcionarios de las tribus.

16 - Además, en aquel tiempo les di a vuestros jueces la siguiente orden: “Atended todos los litigios entre vuestros hermanos, y juzgad con imparcialidad, tanto a los israelitas como a los extranjeros.

17 - No seáis parciales en el juicio; considerad de igual manera la causa de los débiles y la de los poderosos. No os dejéis intimidar por nadie, porque el juicio es de Dios. Los casos que no seáis capaces de resolver, traédmelos, que yo los atender

18 - »Fue en aquel tiempo cuando yo os ordené todo lo que vosotros debíais hacer.

19 - »Obedecimos al Señor nuestro Dios y salimos de Horeb rumbo a la región montañosa de los amorreos. Cruzamos todo aquel inmenso y terrible desierto que vosotros habéis visto, y así llegamos a Cades Barnea.

20 - Entonces os dije: “Habéis llegado a la región montañosa de los amorreos, la cual el Señor nuestro Dios nos da.

21 - Mirad, el Señor vuestro Dios os ha entregado la tierra. Id y tomad posesión de ella como os dijo el Señor y Dios de vuestros antepasados. No tengáis miedo ni os desaniméis.”

22 - »Pero todos vosotros vinisteis a decirme: “Enviemos antes algunos de los nuestros para que exploren la tierra y nos traigan un informe de la ruta que debemos seguir y de las ciudades en las que podremos entrar.”

23 - »Vuestra propuesta me pareció buena, así que escogí a doce de vosotros, uno por cada tribu.

24 - Los doce salieron en dirección a la región montañosa, y llegaron al valle de Escol y lo exploraron.

25 - Tomaron consigo algunos de los frutos de la tierra, nos los trajeron y nos informaron lo buena que es la tierra que nos da el Señor nuestro Dios.

26 - »Sin embargo, vosotros os negasteis a subir y os rebelasteis contra la orden del Señor vuestro Dios.

27 - Os pusisteis a murmurar en vuestras tiendas y dijisteis: “El Señor nos aborrece; nos hizo salir de Egipto para entregarnos a los amorreos y destruirnos.

28 - ¿A dónde iremos? Nuestros hermanos nos han llenado de miedo, pues nos informan que la gente de allí es más fuerte y más alta que nosotros, y que las ciudades son grandes y tienen muros que llegan hasta el cielo. ¡Para colmo, nos dicen que allí

29 - »Entonces os respondí: “No os asustéis ni les tengáis miedo.

30 - El Señor vuestro Dios marcha al frente y peleará por vosotros, como visteis que lo hizo en Egipto

31 - y en el desierto. Por todo el camino que habéis recorrido, hasta llegar a este lugar, vosotros habéis visto cómo el Señor vuestro Dios os ha guiado, como lo hace un padre con su hijo.”

32 - »A pesar de eso, ninguno de vosotros confió en el Señor vuestro Dios,

33 - que iba delante de vosotros para buscaros dónde acampar. De noche lo hacía con fuego, para que vierais el camino a seguir, y de día os acompañaba con una nube.

34 - »Cuando el Señor oyó lo que vosotros dijisteis, se enojó e hizo este juramento:

35 - “Ni un solo hombre de esta generación perversa verá la buena tierra que juré darles a vuestros antepasados.

36 - Sólo la verá Caleb hijo de Jefone. A él y a sus descendientes les daré la tierra que han tocado sus pies, porque fue fiel al Señor.”

37 - »Por vuestra causa el Señor se enojó también conmigo, y me dijo: “Tampoco tú entrarás en esa tierra.

38 - Quien sí entrará es tu asistente, Josué hijo de Nun. Infúndele ánimo, pues él hará que Israel posea la tierra.

39 - En cuanto a vuestros hijos pequeños, que todavía no saben distinguir entre el bien y el mal, y de quienes vosotros pensasteis que servirían de botín, ellos sí entrarán en la tierra y la poseerán, porque yo se la he dado.

40 - Y ahora, ¡regresad al desierto! Seguid la ruta del Mar Rojo.”

41 - »vosotros me respondisteis: “Hemos pecado contra el Señor. Pero iremos y pelearemos, como el Señor nuestro Dios nos lo ha ordenado.” Así que cada uno de vosotros se equipó para la guerra, pensando que era fácil subir a la región montañosa.

42 - »Pero el Señor me dijo: “Diles que no suban ni peleen, porque yo no estaré con ellos. Si insisten, los derrotarán sus enemigos.”

43 - »Yo os di la información, pero vosotros no obedecisteis. Os rebelasteis contra la orden del Señor y temerariamente subisteis a la región montañosa.

44 - Los amorreos que vivían en aquellas montañas os salieron al encuentro y os persiguieron como abejas, y os vencieron por completo desde Seír hasta Jormá.

45 - Entonces vosotros regresasteis y llorasteis ante el Señor, pero él no prestó atención a vuestro lamento ni os hizo caso.

46 - Por eso vosotros tuvisteis que permanecer en Cades tanto tiempo.