2 Cronicas 18 - Biblia Al Dia

Libro de 2 Cronicas
Capitulos:

123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536

1 - Josafat se hizo muy rico y famoso, y como había emparentado con Acab,

2 - después de algún tiempo fue a visitarlo en Samaria. Allí Acab mató muchas ovejas y vacas para Josafat y sus acompañantes, y lo animó a marchar contra Ramot de Galaad.

3 - Acab, rey de Israel, le preguntó a Josafat, rey de Judá:—¿Irías conmigo a pelear contra Ramot de Galaad?Josafat le respondió:—Estoy a tu disposición, lo mismo que mi pueblo. Iremos contigo a la guerra.

4 - Pero antes que nada, consultemos al Señor —añadió.

5 - Así que el rey de Israel reunió a los cuatrocientos profetas, y les preguntó:—¿Debemos ir a la guerra contra Ramot de Galaad, o no?—Ve —contestaron ellos—, porque Dios la entregará en las manos del rey.

6 - Pero Josafat inquirió:—¿No hay aquí un profeta del Señor a quien podamos consultar?

7 - El rey de Israel le respondió:—Todavía hay alguien por medio de quien podemos consultar al Señor, pero me cae muy mal porque nunca me profetiza nada bueno; sólo me anuncia desastres. Se trata de Micaías hijo de Imlá.—No digas eso —replicó Josaf

8 - Entonces el rey de Israel llamó a uno de sus funcionarios y le ordenó:—¡Traed de inmediato a Micaías hijo de Imlá!

9 - El rey de Israel, y Josafat, rey de Judá, vestidos con sus vestiduras reales y sentados en sus respectivos tronos, estaban en la plaza a la entrada de Samaria, con todos los que profetizaban en su presencia.

10 - Sedequías hijo de Quenaná, que se había hecho unos cuernos de hierro, anunció: «Así dice el Señor: “Con estos cuernos atacarás a los sirios hasta aniquilarlos.” »

11 - Y los demás profetas vaticinaban lo mismo. «Ataca a Ramot de Galaad, y vencerás, porque el Señor la entregará en las manos del rey.»

12 - Ahora bien, el mensajero que había ido a llamar a Micaías le advirtió:—Mira, los demás profetas a una voz predicen el éxito del rey. Habla favorablemente, para que tu mensaje concuerde con el de ellos.

13 - Pero Micaías repuso:—Tan cierto como que el Señor vive, te juro que yo le anunciaré al rey lo que Dios me diga.

14 - Cuando compareció ante el rey, éste le preguntó:—Micaías, ¿debemos ir a la guerra contra Ramot de Galaad, o no?—Atacad y venceréis —contestó él—, porque os será entregada.

15 - El rey le reconvino:—¿Cuántas veces debo hacerte jurar que no me digas nada más que la verdad en el nombre del Señor?

16 - Ante esto, Micaías respondió:—Vi a todo Israel esparcido por las colinas, como ovejas sin pastor. Y el Señor dijo: “Esta gente no tiene amo. ¡Que cada cual se vaya a su casa en paz!”

17 - El rey de Israel le dijo a Josafat:—¿No te dije que jamás me profetiza nada bueno, y que sólo me anuncia desastres?

18 - Micaías prosiguió:—Por lo tanto, oíd la palabra del Señor: Vi al Señor sentado en su trono con todo el ejército del cielo alrededor de él, a su derecha y a su izquierda.

19 - Y el Señor dijo: “¿Quién inducirá a Acab, rey de Israel, para que ataque a Ramot de Galaad y vaya a morir allí?” Uno sugería una cosa, y otro sugería otra.

20 - Por último, un espíritu se adelantó, se puso delante del Señor y dijo: “Yo lo induciré.” “¿Por qué medios?”, preguntó el Señor.

21 - Y aquel espíritu respondió: “Saldré y seré un espíritu mentiroso en la boca de sus profetas.” Entonces el Señor ordenó: “Ve y hazlo así, que tendrás éxito en inducirlo.”

22 - Así que ahora el Señor ha puesto un espíritu mentiroso en la boca de estos tus profetas. El Señor ha decretado para ti el mal.

23 - Al oír esto, Sedequías hijo de Quenaná se levantó y le dio una bofetada a Micaías.—¿Por dónde se fue el espíritu del Señor cuando salió de mí para hablarte? —le preguntó.

24 - Micaías contestó:—Lo sabrás el día en que andes de escondite en escondite.

25 - Entonces el rey de Israel ordenó:—Tomad a Micaías, y llevadselo a Amón, el gobernador de la ciudad, y a Joás, mi hijo.

26 - Decidles que les ordeno echar en la cárcel a ese tipo, y no darle más que pan y agua, hasta que yo regrese sin contratiempos.

27 - Micaías manifestó:—Si regresas sin contratiempos, el Señor no ha hablado por medio de mí. ¡Tomad nota todos vosotros de lo que estoy diciendo!

28 - El rey de Israel, y Josafat, rey de Judá, marcharon juntos contra Ramot de Galaad.

29 - Allí el rey de Israel le dijo a Josafat: «Yo entraré en la batalla disfrazado, pero tú te pondrás tus vestiduras reales.» Así que el rey de Israel se disfrazó y entró en el combate.

30 - Pero el rey de Siria les había ordenado a sus capitanes de los carros de combate: «No luchéis contra nadie, grande o pequeño, salvo contra el rey de Israel.»

31 - Cuando los capitanes de los carros vieron a Josafat, pensaron: «Éste es el rey de Israel.» Así que se volvieron para atacarlo; pero Josafat gritó, y Dios el Señor lo ayudó, haciendo que se apartaran de él.

32 - Entonces los capitanes de los carros vieron que no era el rey de Israel, y dejaron de perseguirlo.

33 - Sin embargo, alguien disparó su arco al azar e hirió al rey de Israel entre las piezas de su armadura. El rey le ordenó al que conducía su carro: «Da la vuelta y sácame del campo de batalla, pues me han herido.»

34 - Todo el día arreció la batalla, y al rey de Israel se le mantuvo de pie en su carro frente a los sirios, hasta el atardecer, y murió al ponerse el sol.