Romanos 6:1 - Nueva Versión Internacional (1999)

Libro de Romanos
Capitulos:

12345678910111213141516

1 - par{qcfs28 Muertos al pecado, vivos en Cristopar} ¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde?

2 - ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?

3 - ¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte?

4 - Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder{cf2super [c]} del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.

5 - En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección.

6 - Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado;

7 - porque el que muere queda liberado del pecado.

8 - Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él.

9 - Pues sabemos que Cristo, por haber sido levantado de entre los muertos, ya no puede volver a morir; la muerte ya no tiene dominio sobre él.

10 - En cuanto a su muerte, murió al pecado una vez y para siempre; en cuanto a su vida, vive para Dios.

11 - De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.

12 - Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos.

13 - No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.

14 - Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.

15 - par{qcfs28 Esclavos de la justiciapar} Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos ya bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

16 - ¿Acaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia.

17 - Pero gracias a Dios que, aunque antes eran esclavos del pecado, ya se han sometido de corazón a la enseñanza{cf2super [d]} que les fue transmitida.

18 - En efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes esclavos de la justicia.

19 - Hablo en términos humanos, por las limitaciones de su naturaleza humana. Antes ofrecían ustedes los miembros de su cuerpo para servir a la impureza, que lleva más y más a la maldad; ofrézcanlos ahora para servir a la justicia que lleva a la santidad.

20 - Cuando ustedes eran esclavos del pecado, estaban libres del dominio de la justicia.

21 - ¿Qué fruto cosechaban entonces? ¡Cosas que ahora los avergüenzan y que conducen a la muerte!

22 - Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.

23 - Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.