Ezequiel 31:9 - La Biblia Versión Internacional (1984)

Libro de Ezequiel
Capitulos:

123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536373839404142434445464748

1 - El día primero del mes tercero del año undécimo, el Señor me dirigió la palabra:

2 - "Hijo de hombre, dile al faraón y a toda su gente: par par "¿Quién se puede comparar con tu grandeza?

3 - Fíjate en Asiria, par que alguna vez fue cedro del Líbano, par con bello y frondoso ramaje; par su copa llegaba hasta las nubes.

4 - Las aguas lo hicieron crecer; par las corrientes profundas lo nutrieron. par Sus ríos corrían en torno a sus raíces; par sus acequias regaban todos los árboles del campo.

5 - Así el cedro creció par más alto que todos los árboles. par Gracias a las abundantes aguas, par se extendió su frondoso ramaje.

6 - Todas las aves del cielo par anidaban en sus ramas. par parían bajo su follaje. par vivían bajo su sombra.

7 - Era un árbol imponente y majestuoso, par de ramas extendidas; par sus raíces se hundían par hasta las aguas caudalosas.

8 - Ningún cedro en el jardín de Dios par se le podía comparar; par ningún pino ostentaba un follaje parecido, par ni tenían su fronda los castaños. par se le comparaba en hermosura.

9 - Yo lo hice bello par y con un ramaje majestuoso. par En el Edén, jardín de Dios, par era la envidia de todos los árboles.

10 - "Por eso, así dice el Señor omnipotente: ‘Por cuanto el árbol creció tan alto, y ufano de su altura irguió su copa hasta las nubes,

11 - yo lo he desechado; lo he dejado en manos de un déspota invasor, para que lo trate según su maldad.

12 - Los extranjeros más crueles lo han talado, abandonándolo a su suerte. Sus ramas han caído en los montes y en los valles; yacen rotas por todas las cañadas del país. Huyeron y lo abandonaron todas las naciones que buscaban protección bajo su sombra.

13 - Ahora las aves del cielo se posan sobre su tronco caído, y los animales salvajes se meten entre sus ramas.

14 - Y esto es para que ningún árbol que esté junto a las aguas vuelva a crecer tanto; para que ningún árbol, por bien regado que esté, vuelva a elevar su copa hasta las nubes. Todos están destinados a la muerte, a bajar a las regiones profundas de la tierra y quedarse entre los *mortales que descienden a la fosa.

15 - " Así dice el Señor omnipotente: El día en que el cedro bajó al *abismo, hice que el mar subterráneo se secara en señal de duelo. Detuve sus corrientes, y contuve sus ríos; por él cubrí de luto al Líbano, y todos los árboles del campo se marchitaron.

16 - Cuando lo hice bajar al abismo, junto con los que descienden a la fosa, con el estruendo de su caída hice temblar a las naciones. Todos los árboles del Edén, los más selectos y hermosos del Líbano, los que estaban mejor regados, se consolaron en las regiones subterráneas.

17 - Sus aliados entre las naciones que buscaban protección bajo su sombra también descendieron con él al abismo, junto con los que habían muerto a filo de espada.

18 - Ningún árbol del Edén se le podía comparar en grandeza y majestad. No obstante, también él descendió con los árboles del Edén a las regiones subterráneas. Allí quedó tendido en medio de los *paganos, junto con los que murieron a filo de espada. ¡Y así será la muerte del faraón y de todos sus súbditos! Lo afirma el Señor omnipotente.  "