Nehemias 5:17 - Nueva Reina Valera 1990 (Adventista)

Libro de Nehemias
Capitulos:

12345678910111213

1 - Entonces hubo un gran clamor del pueblo y de sus esposas contra sus hermanos judíos.*

2 - Algunos decían: "Tenemos que empeñar a nuestros hijos e hijas, para conseguir grano para comer y vivir".

3 - Otros decían: "Hemos empeñado nuestros campos, nuestras viñas y nuestras casas, para comprar grano durante el hambre".

4 - Y había quien decía: "Hemos tomado dinero prestado sobre nuestras tierras y viñas, para el tributo del rey.

5 - "Aunque nuestra carne es como la de nuestros hermanos, y aunque nuestros hijos son tan buenos como sus hijos, tenemos que dar nuestros hijos e hijas en servidumbre. Algunas de nuestras hijas ya están esclavizadas, y no podemos rescatarlas, porque nuestras tierras y viñas son de otros".

6 - Cuando oí su clamor y estas palabras, me enojé en gran manera.

7 - Entonces, después de una madura reflexión, reprendí a los nobles y a los magistrados, y les dije: "Cada uno está tomando usura de sus hermanos". Y convoqué contra ellos una gran asamblea.

8 - Les dije: "Según nuestra posibilidad, nosotros rescatamos a nuestros hermanos judíos vendidos a los gentiles. ¿Y vosotros hasta vendéis a vuestros hermanos, para que tengamos que volver a rescatarlos?" Y callaron, pues no tuvieron que responder.

9 - Y agregué: "No es bueno lo que hacéis. ¿No deberíais respetar a nuestro Dios, para evitar el reproche de los enemigos gentiles?

10 - "También yo, mis hermanos y mis criados, les hemos prestado dinero y grano. Perdonemos ahora lo que nos deben.

11 - "Os ruego que les devolváis hoy sus tierras, sus viñas, sus olivares y sus casas, y la centésima parte del dinero, del grano, del vino y el aceite, que demandáis de ellos".

12 - Y respondieron: "Lo devolveremos, y nada les demandaremos. Haremos como tú dices". Entonces convoqué a los sacerdotes, y les tomé juramento de que harían como habían dicho.

13 - Además, sacudí mi vestido, y de sus bienes dije: "Así sacuda Dios de su casa y de su propiedad, a todo hombre que no cumpla esto. Así sea sacudido, y despojado". Y toda la congregación respondió: "¡Amén!" Y alabaron al Eterno. Y el pueblo hizo lo que había prometido.

14 - También desde el día que me mandó el rey que fuese gobernador en Judá, desde el año 20 del rey Artajerjes hasta el año 32, doce años, ni yo ni mis hermanos comimos el pan del gobernador.

15 - En cambio, los gobernadores anteriores abrumaron al pueblo, y tomaron de ellos para el pan y el vino más de cuarenta siclos de plata (medio kg). Además, sus criados se enseñoreaban del pueblo. Pero yo no hice así por respeto a Dios.

16 - También en la obra de esta muralla restauré mi parte, y no compramos heredad, y todos mis criados se juntaron allí para la obra.

17 - Además, 150 judíos y magistrados, y los que venían a nosotros de las naciones vecinas, comían a mi mesa.

18 - Y lo que se aderezaba para mí cada día era un buey, seis ovejas seleccionadas y aves. Y cada diez días vino en abundancia. Con todo, nunca requerí la provisión debida al gobernador, porque la servidumbre de este pueblo era grave.

19 - Acuérdate de mí para bien, Dios mío, y de todo lo que hice por este pueblo.