Esdras 8:21 - Nueva Reina Valera 1990 (Adventista)

Libro de Esdras
Capitulos:

12345678910

1 - Estos son los jefes de familias y la genealogía de los que subieron conmigo de Babilonia, durante el reinado del rey Artajerjes:

2 - De los hijos de Finés, Gersón; de los hijos de Itamar, Daniel; de los hijos de David, Hatús.

3 - De los hijos de Secanías y de los hijos de Paros, Zacarías con 150 varones.

4 - De los hijos de Pat Moab, Elioenai, hijo de Zeraías con 200 varones.

5 - De los hijos de Secanías, el hijo de Jahaziel con 300 varones.

6 - De los hijos de Adín, Ebed, hijo de Jonatán con 50 varones.

7 - De los hijos de Elam, Jesaías, hijo de Atalía con 70 varones.

8 - De los hijos de Sefatías, Zebadías, hijo de Miguel con 80 varones.

9 - De los hijos de Joab, Obadías, hijo de Jeiel con 218 varones.

10 - De los hijos de Selomit, el hijo de Josifías con 160 varones.

11 - De los hijos de Bebai, Zacarías, hijo de Bebai con 28 varones.

12 - De los hijos de Azgad, Joanán, hijo de .Actán con 110 varones.

13 - De los hijos de Adonicam, los últimos cuyos nombres son: Elifelet, Jeiel y Semaías con 60 varones.

14 - Y de los hijos de Bigvai, Utai y Zabud con 60 varones.

15 - Los reuní junto al río que corre hacia Ahava, y reposamos allí tres días. Y habiendo buscado entre el pueblo y entre los sacerdotes, no hallé a ningún levita.

16 - Entonces envié a Eliezer, Ariel, Semaías, Elnatán, Jarib, Elnatán, Natán, Zacarías y Mesulam, principales. También a Joiarib y a Elnatán, hombres doctos.

17 - Los envié a Ido, jefe del lugar llamado Casifía, y puse en boca de ellos las palabras que habían de hablar a Ido, y a sus hermanos los servidores del templo, para que nos trajesen ministros para la casa de nuestro Dios.

18 - Y gracias a la buena mano de nuestro Dios sobre nosotros, trajeron un varón entendido de los hijos de Mali, hijo de Leví, hijo de Israel, a Serebías con sus hijos y 18 hermanos.

19 - A Hasabías, y con él a Jesaías, de los hijos de Merari, a sus hermanos y a sus hijos, en total 20.

20 - Y de los servidores del templo, a quienes David y los príncipes habían puesto para el ministerio de los levitas, 220 servidores, todos designados por nombre.

21 - Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos ante nuestro Dios, a fin de solicitar de él camino derecho para nosotros, nuestros niños y todos nuestros bienes.

22 - Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; puesto que habíamos dicho al rey: "La mano de nuestro Dios está para bien sobre todos los que lo buscan; pero su poder y su furor sobre todos los que lo dejan".

23 - Ayunamos, y pedimos la ayuda de Dios, y él nos fue propicio.*

24 - Aparté luego a doce de los principales sacerdotes, a Serebías y Hasabías, y a diez de sus hermanos.

25 - Les pesé la plata, el oro y los utensilios, ofrenda para la casa de nuestro Dios, que habían ofrecido el rey, sus consejeros, sus príncipes y todos los de Israel que se hallaron presentes allí.

26 - Pesé en manos de ellos 650 talentos de plata (22.100 kgs), y objetos de plata por cien talentos (3.400 kgs), y cien talentos de oro.

27 - Además, 20 tazones de oro, de mil dracmas (8,5 kgs), y dos vasos de bronce bruñido muy bueno, preciados como el oro.

28 - Y les dije: "Vosotros estáis consagrados al Eterno, y los utensilios son sagrados, y la plata y el oro ofrenda voluntaria para el Eterno, Dios de nuestros padres.

29 - "Velad, y guardadlos, hasta que los peséis en Jerusalén, ante los príncipes de los sacerdotes y levitas, y jefes de los padres de Israel, en los aposentos de la casa del Eterno".

30 - Los sacerdotes y levitas recibieron la plata, el oro y los utensilios, para traerlos a Jerusalén a la casa de nuestro Dios.

31 - Partimos del río Ahava el doce del primer mes, para ir a Jerusalén. Y la mano de nuestro Dios estuvo con nosotros, y nos libró de enemigos y asechadores en el camino.

32 - Llegados; a Jerusalén, reposamos allí tres días.

33 - Al cuarto día pesamos la plata, el oro, y los utensilios, en la casa de nuestro Dios, por mano de Meremot, hijo del sacerdote Urías, y estaban con él Eleazar, hijo de Finés, Jozabad, hijó; de Josué: y Noadías, hijo de Binui, levitas.

34 - Por cuenta y por peso entregamos todo, y se anotó por escrito el peso en ese mismo día.

35 - Los que en ese tiempo habían vuelto del cautiverio, ofrecieron al Dios de Israel, doce becerros por todo Israel, 96 carneros, corderos 77, y 12 machos cabríos por expiación, todo en holocausto al Eterno.

36 - Y entregaron los despachos del rey a sus gobernadores y capitanes del otro lado del río, y ellos ayudaron al pueblo y a la casa de Dios.