2 Cronicas 6 - Nueva Reina Valera 1990 (Adventista)

Libro de 2 Cronicas
Capitulos:

123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536

1 - Entonces dijo Salomón: "El Eterno dijo que él habitaría en densa nube.

2 - "Yo, pues, edifiqué una casa de morada para ti, una habitación en que mores para siempre".*

3 - Después el rey volvió su rostro, y bendijo a toda la congregación de Israel, que estaba de pie.

4 - Dijo él: "Alabado sea el Eterno, Dios de Israel, que con su mano cumplió lo que habló con su boca a David mi padre, al decir:

5 - '"Desde el día que saqué a mi pueblo de Egipto, ninguna ciudad elegí de todas las tribus de Israel para edificar casa donde estuviese mi Nombre, ni elegí varón que fuese príncipe sobre mi pueblo Israel.

6 - '"Pero elegí a Jerusalén para que en ella esté mi Nombre, y elegí a David para que esté sobre mi pueblo Israel'.

7 - "David mi padre tuvo el deseo de edificar casa en honor del Nombre del Eterno Dios de Israel.

8 - "Pero el Eterno dijo a David mi padre: 'Bien has hecho en haber tenido en tu corazón el deseo de edificar casa a mi Nombre.

9 - "'Pero tú no edificarás la casa, sino tu hijo que saldrá de tus lomos, él edificará casa a mi Nombre'.

10 - "El Eterno ha cumplido su promesa. Pues, me levanté yo en lugar de David mi padre, me senté en el trono de Israel, como el Eterno había dicho, y edifiqué casa al Nombre del Eterno Dios de Israel.

11 - "Y en ella he puesto el Arca, que contiene el pacto que el Eterno concertó con los israelitas".

12 - Entonces Salomón se puso ante el altar del Eterno, en presencia de toda la congregación de Israel, y extendió sus manos.

13 - Porque Salomón había hecho una plataforma de bronce, de cinco codos de largo, cinco de ancho (2,30 mts), y tres de alto, y la había puesto en medio del atrio. Se puso sobre ella, y se hincó de rodillas ante toda la congregación de Israel, extendió sus manos al cielo, y exclamó:

14 - "Oh Eterno, Dios de Israel, no hay Dios semejante a ti ni en el cielo ni en la tierra. Tú guardas el pacto y guardas tu invariable amor a tus siervos que andan ante ti de todo su corazón.

15 - "Has cumplido a tu siervo David mi padre lo que le prometiste. Tú lo dijiste con tu boca, y con tu mano lo has cumplido en este día.

16 - "Ahora, oh Eterno, Dios de Israel, cumple a tu siervo David mi padre lo que le has prometido, cuando dijiste: No faltará de ti varón delante de mí, que se siente en el trono de Israel, con tal que tus hijos cuiden su camino, y anden en mi Ley, como has andado tú.

17 - "Ahora, oh Eterno, Dios de Israel, cúmplase la palabra que prometiste a tu siervo David.

18 - "Sin embargo, ¿habitará ciertamente Dios con el hombre en la tierra? Si los cielos, y los cielos de los cielos, no te pueden contener, ¿cuánto menos esta casa que edifiqué?

19 - "No obstante, atiende a la oración de tu siervo, a su ruego, oh Eterno, Dios mío. Oye el clamor la oración con que tu siervo ora ante ti.

20 - "Que día y noche, tus ojos estén abiertos sobre esta casa, sobre el lugar del cual dijiste: Mi Nombre estará allí. Oye la oración que tu siervo ora en este lugar.

21 - "Oye el ruego de tu siervo y de tu pueblo Israel, cuando oren en este lugar. Desde el cielo, desde tu morada, oye y perdona.

22 - "Cuando alguno peque contra su prójimo, y se le pida juramento, y él jure ante tu altar en esta casa,

23 - "oye desde el cielo, actúa, y juzga a tus siervos; da el pago al impío, haciendo recaer su proceder sobre su cabeza, y justifica al justo para darle conforme a su justicia.

24 - "Si tu pueblo Israel, por haber prevaricado contra ti, cae ante el enemigo, se convierte y confiesa tu Nombre, y te ruega en esta casa,

25 - "oye desde el cielo, y perdona el pecado de tu pueblo Israel, y vuélvelo a la tierra que les diste a ellos y a sus padres.

26 - "Si el cielo se cierra, y no hay lluvia por haber tu pueblo pecado contra ti, si oran a ti hacia este lugar, y confiesan tu Nombre, y se convierten de sus pecados, cuando los hayas afligido,*

27 - "oye desde el cielo, perdona el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, enséñales el buen camino para que anden en él, y dales lluvia sobre tu tierra, la que diste en herencia a tu pueblo.

28 - "Cuando en el país haya hambre o peste, tizón o añublo, langosta o pulgón; cuando el enemigo cerque nuestras ciudades, o venga cualquier azote o enfermedad,

29 - "oye toda oración y ruego que haga cualquier hombre o todo Israel, cualquiera que reconozca su llaga y su dolor, y extienda sus manos a esta casa,

30 - "oye desde el cielo, desde tu morada, perdona, y da a cada uno conforme a sus caminos, habiendo él reconocido su corazón, porque sólo tú conoces el corazón de los hombres,

31 - "para que te reverencien y anden en tus caminos, todos los días de su vida en la tierra que tú diste a nuestros padres.

32 - "Y también al extranjero que no sea de tu pueblo Israel, que haya venido de lejana tierra a causa de tu gran Nombre, de tu mano poderosa y tu brazo extendido, si viene y ora en esta casa,

33 - "oye desde el cielo, desde tu morada, y haz conforme a todo lo que haya clamado a ti el extranjero; para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu Nombre, te reverencien como tu pueblo Israel, y sepan que tu Nombre es invocado sobre esta casa que edifiqué.

34 - "Cuando tu pueblo salga a la guerra contra sus enemigos por el camino que tú los envíes, y oren a ti hacia esta ciudad que tú elegiste, hacia la casa que edifiqué a tu Nombre,

35 - "oye desde el cielo su oración y su ruego, y ampara su causa.

36 - "Cuando pequen contra ti, pues no hay hombre que no peque, y te enojes con ellos, y los entregues ante sus enemigos, para que los lleven cautivos a tierra lejana o cercana,

37 - "y ellos vuelvan en sí en la tierra donde estén cautivos, y se conviertan, y oren a ti en la tierra de su cautiverio, y digan: 'Hemos pecado, hemos hecho inicuamente, impíamente hemos obrado',

38 - "si se convierten a ti de todo su corazón y de toda su alma en la tierra de su cautiverio, y oran hacia la tierra que tú diste a sus padres, hacia la ciudad que elegiste y hacia la casa que edifiqué a tu Nombre;

39 - "oye desde el cielo, desde tu morada, su oración y su ruego; ampara su causa, y perdona a tu pueblo que pecó contra ti.

40 - "Ahora, Dios mío, te ruego que estén abiertos tus ojos, Y atentos tus oídos a la oración que se eleve en este lugar.

41 - "Oh Eterno, oh Dios, levántate ahora y ven al lugar de tu reposo, tú y el Arca de tu fortaleza. Oh Eterno, oh Dios, que tus sacerdotes sean vestidos de salvación, y tus santos se regocijen en tu bondad.

42 - "Oh Eterno, oh Dios, no rechaces a tu ungido. Recuerda la bondad que prometiste a tu siervo David".*