2 Cronicas 32 - Nueva Reina Valera 1990 (Adventista)

Libro de 2 Cronicas
Capitulos:

123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536

1 - Después de estas cosas y de esta fidelidad, vino Senaquerib rey de los asirios, e invadió a Judá. Sitió las ciudades fortificadas, con la intención de conquistarlas.

2 - Al ver Ezequías la venida de Senaquerib, y su intención de combatir a Jerusalén,

3 - consultó a sus príncipes y a sus valientes acerca de cegar las fuentes de agua que estaban fuera de la ciudad. Y ellos lo apoyaron.

4 - Entonces, se juntó mucho pueblo, y cegaron todas las fuentes, y el arroyo que corría a través del territorio, diciendo: "¿Por qué han de hallar los reyes de Asiria mucha agua cuando vengan?"

5 - Después, con ánimo, Ezequías edificó todas las murallas, alzó las torres, y otra muralla por fuera. Además fortificó a Milo en la ciudad de David, e hizo muchas espadas y escudos.

6 - Puso capitanes de guerra sobre el pueblo, los reunió en la plaza de la puerta de la ciudad, y les habló al corazón diciendo:

7 - "¡Esforzaos, y animaos! No temáis, ni tengáis miedo del rey de Asiria, ni de toda la multitud que viene con él. Porque hay más con nosotros que con él.*

8 - "Con él está el brazo de carne, pero con nosotros está el Eterno nuestro Dios, para ayudarnos y pelear nuestras batallas". Y el pueblo confió en las palabras de Ezequías rey de Judá.

9 - Después, cuando Senaquerib rey de los asirios, sitiaba a Laquis con toda su fortaleza, envió sus siervos a Jerusalén, a decir a Ezequías rey de Judá, y a todos los de Judá que estaban en Jerusalén:

10 - "Así dice Senaquerib rey de los asirios: ¿En quién confiáis vosotros para resistir el sitio en Jerusalén?

11 - "¿No os engaña Ezequías para entregaros a morir de hambre y sed, al decir: El Eterno nuestro Dios, nos librará del rey de Asiria?

12 - "¿No es Ezequías el que quitó los altos y los altares de ese Dios, y dijo a Judá y a Jerusalén: Ante este solo altar adoraréis, y sobre él quemaréis incienso?

13 - "¿No habéis sabido lo que yo y mis padres hemos hecho a todos los pueblos de la tierra? ¿Pudieron los dioses de las naciones librar su tierra de mi mano?

14 - "¿Qué dios de todos los dioses de esas naciones que destruyeron mis padres, pudo salvar a su pueblo de mis manos? ¿Cómo podrá vuestro Dios libraros de mi mano?

15 - "Ahora, pues, no os engañe Ezequías, ni os persuada de tal cosa, ni le creáis. Si ningún dios de todas aquellas naciones y reinos pudo librar a su pueblo de mis manos, y de las manos de mis padres, ¿cuánto menos vuestro Dios os podrá librar de mi mano?"

16 - Y otras cosas hablaron sus siervos contra Dios el Eterno, y contra su siervo Ezequías.

17 - Además, Senaquerib escribió una carta en que blasfemaba al Eterno, el Dios de Israel, y hablaba contra él, diciendo: "Como los dioses de los otros países no pudieron librar a su pueblo de mi mano, tampoco el Dios de Ezequías librará al suyo de mi mano".*

18 - Y clamaron a gran voz en hebreo al pueblo de Jerusalén que estaba sobre el muro, para espantarlos y atemorizarlos, y tomar la ciudad.

19 - Hablaron del Dios de Jerusalén, como de los dioses de los pueblos de la tierra, obra de manos de hombres.

20 - Por eso el rey Ezequías y el profeta Isaías hijo de Amós, oraron y clamaron al Cielo.

21 - Y el Eterno envió un ángel, que destruyó a todo valiente y esforzado, y a los jefes y capitanes del campamento del rey de Asiria, quien tuvo que volver a su tierra lleno de vergüenza. Y cuando entró en el templo de su dios, sus propios hijos lo mataron a espada.

22 - Así el Eterno salvó a Ezequías y a los habitantes de Jerusalén de mano de Senaquerib rey de Asiria, y de mano de todos. Y les dio paz por todas partes.

23 - Y muchos trajeron a Jerusalén ofrenda al Eterno, y ricos dones a Ezequías rey de Judá. Después de eso, Ezequías fue muy engrandecido ante todas las naciones.

24 - En ese tiempo Ezequías enfermó de muerte, y oró al Eterno, que le respondió y le dio una señal.

25 - Pero Ezequías no pagó conforme al bien que había recibido, antes se enalteció su corazón, y vino la ira sobre él y sobre Judá y Jerusalén.

26 - Pero después de haberse engreído, Ezequías se humilló, él y los habitantes de Jerusalén. Y la ira del Eterno, no vino sobre ellos en los días de Ezequías.

27 - Ezequías tuvo riquezas y gloria en gran abundancia. Adquirió tesoros de plata y oro, piedras preciosas, perfumes, escudos y toda clase de joyas deseables.

28 - También edificó depósitos para las rentas del grano, del vino y del aceite; establos para toda clase de ganado y apriscos para los rebaños.

29 - Edificó también ciudades, y tuvo hatos de ovejas y vacas en gran abundancia; porque Dios le dio mucha riqueza.

30 - Fue Ezequías quien tapó la salida superior del manantial de Gihón, y canalizó el agua al occidente de la ciudad de David. Y Ezequías prosperó en todo lo que hizo.

31 - Pero cuando los embajadores de los príncipes de Babilonia, fueron enviados a él para saber del prodigio que había acaecido en aquella tierra, Dios lo dejó, para probarlo, para que se conociera todo lo que había en su corazón.*

32 - Los demás hechos de Ezequías y sus obras piadosas, están escritos en el libro del profeta Isaías hijo de Amós, y en el libro de los reyes de Judá y Jerusalén. En su lugar reinó su hijo Manasés.

33 - Y Ezequías durmió con sus padres, y lo sepultaron en el lugar más prominente de los sepulcros de los hijos de David, y lo honró todo Judá y toda Jerusalén. Y en su lugar reinó su hijo Manases.