Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Viña

(heb. kerem; gr. ampelon).

Específicamente, un conjunto de vides comunes; un campo plantado de vides
que, si es grande, se llama viña, y si es pequeño se llama viñedo.

El cultivo de la vid aparece muy pronto en la Biblia (Gn. 9:20); también se nos
dice que las viñas siempre abundaron en Palestina (fig 194). En las Escrituras
hay abundantes referencias a la plantación, al cuidado, a la poda y a la
cosecha de las uvas. Una descripción bastante compleja de los pasos que debía
dar una familia para cultivar su viña aparece en la parábola de Is. 5:1-6, y
en las ilustraciones y parábolas de Cristo (Mt. 20:1-16; 21:28-31; Mr.
12:1-9; Jn. 15:1-6). A veces se hacían terrazas para que las viñas pudieran
estar ya sea en las laderas o en las cumbres de las colinas (cf Is. 5:1; Jl.
3:18, BJ). Alrededor del terreno se levantaba un cerco de piedra para evitar
la entrada de animales merodeadores (Nm. 22:24; Sal. 80:8-13; Pr. 24:30, 31;
Cnt. 2:15; Is. 5:5), y además había una torre para el vigía, que tenía la
responsabilidad de cuidar de la viña (Mt. 21:33; fig 515). La época de la
vendimia empezaba en Palestina en junio en el cálido valle del Jordán,
seguía en agosto en las llanuras de la costa y culminaba en septiembre en la
región de las colinas y montañas. Esta era la gran fiesta del año, y la
alegría de la vendimia era proverbial (ls. 16:10; etc.).

Las viñas les proporcionaron muchas ilustraciones y lecciones espirituales a
los profetas y maestros de los tiempos bíblicos. Morar a la sombra de la
propia higuera o de la viña era símbolo de alegría, paz y abundancia (1 R.
4:25; Mi. 4:4; Zac. 3:10). Se comparaba a Israel con una viña que había sido
transplantada desde Egipto (Sal. 80:8-16). Se decía que los hebreos
rebeldes eran como una vid de buena clase que se había echado a perder (Jer.
2:21). Cristo se comparó con una vid, cuyos pámpanos eran los discípulos, y de
quienes se esperaba que dieran mucho fruto (Jn. 15:1-8). Para los hebreos, una
viña se contaba entre sus posesiones más preciadas, y la promesa de que
dispondrían para siempre de los frutos de la vid era un símbolo de seguridad,
prosperidad y recompensa (ls. 65:21). Véase Vino.

Bib.: PB 240-244.


Comentarios