Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Turbión

Las tormentas, tempestades o turbiones, de naturaleza destructivo, eran
conocidos por los antiguos y se los menciona con frecuencia en la Biblia (Sal.
107:25-29; Is. 25:4;etc.). Observaciones meteorológicas practicadas
recientemente explican por qué los discípulos de Cristo, avezados pescadores,
acostumbrados a los cambios que se producen comúnmente sobre el Mar de Galilea,
podían sentirse abrumados por los peligrosos turbiones que suelen originarse
allí. Esta es la explicación: el Mar de Galilea se encuentra a unos 200 m por
debajo del nivel del mar, y está flanqueado al este y al oeste por montañas
cuyas cimas están a unos 300 m s.n.m. Por el valle que forman soplan,
generalmente sin previo aviso, vientos peligrosos para las embarcaciones que
se encuentran en el lago. A veces, durante las tardes del verano, avanzan a
velocidades que varían entre los 65 y los 80 km por hora. En invierno el
viento del sudoeste a menudo sopla con la fuerza de un huracán. El más
peligroso de todos es el oriental, que desciende sobre el lago desde la meseta
del Haura. Llega con cierta frecuencia y muy abruptamente durante esa estación
del año, con ráfagas muy veloces (fig 523).

Bib.: M. Nun, IEJ 2 (1952):196, 197.

523. Tormenta sobre el Mar de Galilea.


Comentarios