Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Seudoepigráficos

Conjunto de literatura judía que data de los siglos inmediatamente precedentes
y siguientes al comienzo de la era cristiana. El nombre, que significa
"titulado falsamente", procede de la práctica de tratar de investir de
autoridad a ciertos libros por atribuirles el nombre de algún personaje bíblico
notable antes que el del autor real. No todos los libros clasificados bajo
esta categoría son seudónimos, y, a la inversa, algunos de los libros
seudónimos de este período son incluidos entre los apócrifos* (Sabiduría de
Salomón, Baruc, Carta de Jeremías, etc.). No existe un consenso general entre
los eruditos como para determinar con seguridad qué libros deben ser listados
entre los seudoepigráficos, pero, por lo general, la mayoría incluye los
siguientes:

I. Escritos palestinos.

1. Libro de los jubileos.

Extensión midrásica de Gn. y de Ex. 1-12, que quizá provenga del s II a.C. Fue
escrito en hebreo, pero sobrevivió en la forma etiópica de una traducción
griega. Muchos fragmentos de la obra hebrea han sido encontrados entre los
Rollos* del Mar Muerto. El nombre de la obra se deriva de su método de fechar
los eventos de acuerdo con los jubileos de cada 49 años con sus subdivisiones.
Aparenta ser una revelación dada por "el ángel de la presencia" a Moisés en el
Sinaí (cps 1:29; 2:1). Las observancias judías distintivas son retrotraídas
hasta el período patriarcal.

2. Testamento de los doce patriarcas.

Obra que pretende ser un registro de las últimas palabras de los 12 hijos de
Jacob a sus hijos (cf la "Bendición de Jacob", en Gn. 49, y la "Bendición de
Moisés", en Dt. 33). Esta obra, encontrada en Grecia, es considerada por
muchos como de origen cristiano, y se basa en los testimonios seudoepigráficos
de los diversos patriarcas y compuesto por judíos de los ss II y I a.C. Entre
los Rollos del Mar Muerto se han descubierto los textos arameos del "Testamento
de Leví" y un manuscrito hebreo de un "Testamento de Neftalí", y en la Genizah
de El Cairo se ha encontrado un texto arameo del "Testamento de Leví". Enseña
que el Mesías vendría de la tribu de Leví, y el 1087 anticristo de la tribu de
Dan.

3. Martirio de Isaías.

Registro tradicional judío, preservado entero sólo en su versión etiópica.
Consigna cómo el rey Manasés mandó trozar a Isaías con una sierra para madera
por predecir la destrucción de Jerusalén.

4. Paralipómena de Jeremías.

Nombre que significa las "palabras que permanecen" de Jeremías (o de Baruc).
Algunos eruditos piensan que esta obra es posiblemente una producción cristiana
de c s II d.C., aunque su base puede ser judía. De acuerdo con ella, Jeremías,
en obediencia al mandato de Dios, ocultó los vasos sagrados del templo y se fue
a Babilonia como un exiliado antes de la destrucción de Jerusalén por
Nabucodonosor, mientras Baruc permanecía en la ciudad; años más tarde retornaba
con un grupo de exiliados. Quienes rehusaron divorciarse de sus esposas
paganas fueron excluidos de Jerusalén, después de lo cual éstos se fueron a
Samaria. Finalmente el profeta fue apedreado y muerto después que hubo
anunciado la redención por medio de Jesucristo.

5. Vida de los profetas.

Colección de bocetos biográficos, de naturaleza legendaria, supuestamente de
profetas del AT. La colección está preservada en una traducción griega de un
original hebreo que probablemente data del s I d.C.

6. Testamento de Job.

Legendario midrás arameo sobre Job que data del s I a.C. y sobrevivió en su
versión griega. Algunas ideas de esta obra encontraron su manifestación en las
versiones griegas del AT después de Job 2:9 y 42:18.

7. Libros de Adán y Eva.

Registro agádico ampliado de la caída y del arrepentimiento de Adán y Eva. El
original (tal vez en arameo) es muy probable que fuera compuesto por un judío
en el s I a.C. (aunque quizá tan tardíamente como el s IV d.C.) y reelaborado
por manos cristianas. En el griego se lo denominó incorrectamente el
"Apocalipsis de Moisés".

8. Salmos de Salomón.

Traducción griega de 18 salmos hebreos, compuesta por fariseos en el s I a.C.

9. Libro de Enoc.

Obra apocalíptica conocida también como 1 Enoc y como Enoc etiópico porque se
ha preservado completamente sólo en etíope, aunque entre los Rollos del Mar
Muerto se han encontrado por lo menos 10 manuscritos fragmentarios en arameo.
Es el más largo de los seudoepigráficos, y el más importante de los apocalipsis
no canónicos. Es una obra heterogéneo de varios autores, de difícil
identificación, proveniente de los ss II y I a.C. Consiste en una serie de
revelaciones adjudicadas a Enoc concerniente al origen del mal, la naturaleza y
el destino de los ángeles; también incluye temas escatológicos como el juicio,
la resurrección y la naturaleza de la Gehenna y el Paraíso. Después de una
introducción que describe el propósito del libro y el viaje de Enoc a los
cielos, la 1ª obvia división (cps 6-36) rastrea el mal hasta los ángeles caídos
y su relación carnal con las hijas de los hombres. Los cps 37-71 contiene las
Tres Similitudes de Enoc, el 1º de los cuales trata, entre otras cosas, del
futuro reino de Dios (cps 37-44). En la 2ª de estas similitudes (cps 45-57)
presenta al superhumano "Hijo del Hombre", quien viene a la tierra como Mesías.
Muchos eruditos sostienen que estas porciones del "Hijo del Hombre" tuvieron
mucha influencia sobre los Evangelios del NT. En la 3ª similitud se describe
la gloria del Mesías y su reinado sobre los reyes de la tierra (cps 58-69).
Sin embargo, la ausencia en los Rollos del Mar Muerto de la 2ª sección de Enoc,
que contiene las Similitudes, parece indicar que son de origen tardío, y que
deben ser atribuidas a un judío o a un cristiano de los ss I y II d.C. Los cps
72-82 hablan de las luminarias celestiales. Le siguen 2 sueños-visiones (cps
83-90): uno trata del diluvio; el otro, de la historia del mundo hasta la
cimentación del reino mesiánico. Lo que sigue de la obra contiene las
exhortaciones de Enoc, el Apocalipsis de las Semanas -el cual divide al mundo
en 10 períodos- y, finalmente, algunos apéndices y agregados misceláneos (cps
91-105).

10. Asunción de Moisés.

Obra judía, escrita en hebreo y arameo en los comienzos del s I d.C. (?), de la
cual sobreviven sólo partes en 2 fragmentos latinos traducidos de la versión
griega perdida. Los fragmentos contienen el discurso de Moisés a Josué
prediciendo la historia de Israel, pero se ha perdido el registro de su muerte
y ascensión.

11. Apocalipsis de Baruc.

Obra que describe la captura de Jerusalén por los babilonios (586 a, C.) y que
intenta justificar los caminos de Dios en su trato con Israel. También se lo
conoce como el Baruc siríaco por haberse preservado en un único manuscrito en
esa lengua de su versión griega. Fue escrita en la última mitad del s I d.C.
No se debe confundir esta obra seudoepigráfica con el libro apócrifo llamado
Baruc. Véase Apócrifos del Antiguo Testamento 10.

12. 2 Esdras.

Esta obra apocalíptica, también conocida como 4 Esdras, se discute bajo
Apócrifos, donde se la ubica por lo general, aunque no forma parte del canon
católico. Véase Apócrifos del Antiguo Testamento 15. 1088

Estudios recientes han revelado que algunos de estos escritos seudoepigráficos,
o partes de ellos, parecen ser de origen judeo-cristiano. Incluso si
Testamento de los doce patriarcas, Enoc, Asunción de Moisés, Baruc y 4 Esdras
fueran originalmente producciones judías, existen pocas dudas de que los textos
existentes contengan algunas adiciones e interpolaciones realizadas por
judeo-cristianos de comienzos del s II d.C.

II. Escritos extra palestinos o alejandrinos.

1. Carta de Aristeas.

Pretendida carta de un tal Aristeas, un oficial de la corte de Tolomeo II
Filadelfo (285-246 a.C.), dirigida a su hermano Filócrates. Esta carta, quizás
escrita por un judío alejandrino c s II a.C., contiene un registro legendario
de la traducción de la Ley judía al griego (la LXX), posiblemente insertada por
un redactor posterior. De acuerdo con la carta, Tolomeo, deseando tener una
versión griega de las leyes judías para la Biblioteca de Alejandría, pidió al
sumo sacerdote de Jerusalén que le enviara expertos reconocidos para realizar
la traducción. Este le respondió enviándole 72 eruditos, quienes,
supuestamente, completaron la tarea en 72 días.

2. Oráculos sibilinos.

Colección de vaticinios que son una mezcla de apocalipsis paganos, judíos y
cristianos, en parte una adaptación y en parte una imitación de los "libros
sibilinos" paganos escritos en versos hexamerales semejantes a los poemas de
Homero, y que datan probablemente desde el s II a.C. hasta el s V d.C., o
incluso más tarde. Originalmente fueron 15 libros dentro de la colección; sólo
12 sobrevivieron (se perdieron el IX, el X y el XV).

3. 3 Macabeos.

Registro del intento frustrado de Tolomeo (IV) Filopator de entrar al templo de
Jerusalén (217 a.C.) y el subsecuente desbaratamiento milagroso de sus planes
de masacrar a los judíos de Alejandría. Fue escrito en griego no más tarde que
el 100 a.C. Se lo encuentra en algunos manuscritos de la LXX y es estimado
favorablemente por la iglesia siríaca.

4. 4 Macabeos.

Tratado filosófico griego probablemente escrito entre el 63 a.C. y el 38 d.C.
Dirigido a los judíos, prescribe la regla de poner la razón por encima de las
pasiones. Se ilustra el período macabeo por medio de ejemplos de firmeza en el
sufrimiento para ilustrar el tema.

5. Enoc eslávico.

También llamado 2 Enoc o el Libro de los secretos de Enoc. Se lo llama Enoc
eslávico porque, aunque fue escrito en griego (probablemente c s I d.C.), ha
sobrevivido sólo en 2 versiones eslávicas. Describe la visita guiada de Enoc
por los 7 cielos y los registros de las revelaciones que recibió de boca de los
ángeles que le hablaron por espacio de 30 días y 30 noches, y, finalmente, sus
exhortaciones e instrucciones para su hijo antes de su traslación.

6. Baruc griego.

También designado como 3 Baruc. Los eruditos lo fechan tan tardíamente como el
s II d.C. Registra una visión de los 7 cielos, supuestamente dado a Baruc, el
secretario de Jeremías.

Entre los Rollos del Mar Muerto se encontraron ciertas obras de naturaleza
seudoepigráfica. Estas incluyen: 1. Una obra aramea que contiene una colección
de material concerniente a los patriarcas, llamado por los editores "Un Génesis
apócrifo". 2. Una obra seudojeremíaca. 3. Los "Salmos de Josué". 4. "Una
visión de Amram", el padre de Moisés. 5. "Una oración de Nabonido". Véanse
Canon; Deuterocanónicos.


Comentarios