Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Remedio

(heb. gêhâh, refúâh, terûfâh; términos que básicamente significan
"sanamiento", y sólo en un sentido secundario designan a los medios para
producir sanidad" o los "medicamentos").

Cualquier sustancia tomada o aplicada sobre el cuerpo con el propósito de
aliviar o curar una enfermedad* o herida. Aunque el hombre fue creado con
perfecta salud mental y física, los resultados del pecado pronto se vieron en
el deterioro y mal funcionamiento de muchos órganos del cuerpo. Dios dio a su
pueblo ciertas leyes de salud que, si se observaban, disminuirían y, en muchos
casos, evitarían las enfermedades que afligían al mundo pagano (Dt. 7:9-11,
15). Las naciones gentiles, como Egipto, sintiendo la pesada maldición de la
enfermedad, desde temprano desarrollaron sus propios métodos de curar.

Herodoto habla de que Ciro de Persia envió a buscar a Egipto un médico para la
vista, y que en tiempos de Darío había médicos egipcios en Susa. Sabemos que
existían parteras entre los hebreos en Egipto antes del éxodo (Ex. 1:15-21).
La preocupación temprana de Babilonia en cuanto a la curación es evidente por
una sección del código de Hamurabi que trata de las tarifas médicas y leyes
contra las malas prácticas en medicina. Se dice que la biblioteca de
Usurbanipal contenía unos 800 textos sobre ritos sacerdotales de exorcismo y
acerca de la educación de los médicos. El rey Asa de Judá consultó a los
médicos por una enfermedad de los pies (2 Cr. 16:12). Diseminadas por las
Escrituras encontramos alusiones figuradas a los médicos y los medicamentos
(Pr. 17:22; Jer. 8:22; 30:12; Mt. 9:12). El oficio de perfumista* ya existía
en los primitivos tiempos bíblicos (Ex. 30:25, 35; Neh. 3:8; Ec. 10:1; etc.).
Medicamentos específicos que se mencionan en la Escritura incluyen el aceite o
ungüento (Is. 1:6), "aceite y vino" (Lc. 10:34; cf 1 Ti. 5:23), cataplasmas (2
R. 20:7) y el muy estimado bálsamo de Galaad (Jer. 8:22). Josefo afirma que
los esenios experimentaban con "raíces y piedras medicinales" por sus
cualidades curativas. Fuentes de agua mineral eran muy utilizadas en medicina
y para baños calientes y tratamientos termales. Se dice que en las regiones
alrededor del Mar Muerto y del Mar de Galilea había varios baños de agua
mineral muy populares entre la clase gobernante de Palestina durante el tiempo
de Cristo.

Bib.: Herodoto iii.1. 129; FJ-GJ ii.8.6.

Concordancia Biblica: Remedio

  • Proverbios 6:15 de repente .. quebrantado, y no habra r 17:22 el corazon alegre constituye buen r
  • Jeremias 2:25 no hay r .. a extraños he amado, y tras 14:19 ¿por que nos .. herir sin que haya r?

  • Comentarios