Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Milenio

Término que no aparece en las Escrituras pero que proviene del lat. mille
annus, y significa sencillamente "mil años" (gr. jília ét). El vocablo ha
sido usado por la iglesia cristiana para indicar el período específico de 1.000
años de Ap. 20, donde aparece 6 veces esta expresión (vs 1-7).

Cualquier definición o descripción del milenio debe estar basada en Ap. 19 y
20, ya que éstos son los únicos capítulos en todas las Escrituras que se ocupan
del tema. Además, una comprensión exacta de los hechos relacionados con este
período de 1.000 años debe tomar en cuenta que estos 2 capítulos forman una
narración continua; es decir, los acontecimientos presentados en el cp 20
siguen inmediatamente a los descriptos en el cp 19. Entre los comentadores hay
considerable diferencia de opinión con respecto a este tema. Existen 3
escuelas principales de interpretación: premilenialista, postmilenialista y
amilenialista (para una presentación de estos puntos de vista véase CBA 7: 899,
900). La secuencia de los sucesos es la siguiente:

I. Eventos que preceden al mitenio.

1. Cristo viene por 2ª vez. En vívido lenguaje 788 simbólico, se describe a
Cristo como un rey que cabalga sobre un caballo blanco para someter a sus
enemigos y librar a sus fieles seguidores (19:11-16). 2. Los malvados,
enemigos de Cristo, son destruidos. La bestia y el falso profeta son arrojados
al lago de fuego (v 20) y el "remanente" (v 21 ) o "resto" de los malvados son
muertos. Estos son los reyes, capitanes, fuertes y "todos, libres y esclavos,
pequeños y grandes" (v 18). 3. Los justos muertos resucitan (Ap. 20:4-6; cƒ 1
Co. 15:51, 52; 1 Ts. 4:15, 16). Esta resurrección es llamada "la primera
resurrección" (Ap. 20:5). Los resucitados, junto con los justos que están
vivos en ocasión de la venida, son trasladados "para recibir al Señor en el
aire" (1 Ts. 4:17).

EL MILENIO

II. Condiciones durante el milenio.

1. La tierra queda desolada (Ap. 20:3). La destrucción de todos los impíos,
los justos que abandonan la tierra, y las terribles convulsiones de la
naturaleza relacionadas con las 7 últimas plagas (16:18-21; cƒ 6:14) causan una
total desolación de la tierra. 2. Satanás es atado (20:1-3). Esta atadura del
dragón es obviamente simbólica: significa restricción de las actividades de
Satanás, impuesta por la condición en que se halla la tierra. Lo indica la
afirmación que define el propósito de su confinamiento: "Para que no engañase
más a las naciones" (v 3), consecuencia de la misma naturaleza que la
situación, pues los impíos están muertos y los santos han sido trasladados al
cielo. 3. Los santos reinan 1.000 años con Cristo en el cielo, no sobre la
tierra (Ap. 20:4, 6; cƒ Jn. 14:1-3; 1 Ts. 4:17).

III. Eventos al final del milenio.

1. Los impíos resucitan (Ap. 20: 5). Esta se puede llamar "la 2ª
resurrección", ya que hay sólo 2 resurrecciones principales (cƒ Ap. 20:6; Jn.
5:28, 29; Hch. 24:15), y la de los justos es "la primera resurrección" (Ap.
20:5, 6). 2. Cristo y los santos regresan a la tierra con la nueva Jerusalén
(21:1, 2, 10). 3. Satanás es desatado (v 7). Esto representa lo inverso de su
prisión al comienzo del milenio, ya que así como la falta de población del
mundo le impidió su obra de engaño, la repoblación de la Tierra como
consecuencia de la resurrección de los impíos al fin de los 1.000 años (v 5)
permitirá que Satanás pueda otra vez engañar a los hombres. Entonces hace
planes de atacar a Cristo y a su pueblo (vs 8, 9). 4. Satanás y sus huestes
atacan la "ciudad amada" (20:7-9). 5. Las fuerzas del mal son aniquiladas (vs
9, 10). Esto se llama la "segunda muerte"* (vs 6, 14). 6. La tierra es
purificada por fuego (2 P. 3:10-12), y surgen un nuevo cielo y una nueva tierra
(2 P. 3:13; Ap. 21:1).


Comentarios