Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Miguel

(heb. Mîkâêl, "¿quién es como [semejante a] Dios?"; gr. Mijael).

El nombre aparece por 1ª vez en los textos cuneiformes de Ebla del período
prepatriarcal, más tarde en un trozo de tiesto con inscripciones hallado en
Nimrûd, y en los Rollos del Mar Muerto.

El arcángel Miguel, como un ser celestial, aparece sólo en los pasajes
apocalípticos (Dn.10:13, 21; 12:1; Jud. 9; Ap. 12:7). En Dn. 10:13 se lo
describe como "uno de los principales príncipes" que había venido para ayudar
al ángel en su lucha con "el príncipe del reino de Persia". En el v 21 se lo
describe como "vuestro príncipe", y en 12:1 como "el gran príncipe" que protege
y libera al pueblo de Daniel. En Ap. 12:7 se lo menciona después de haber
librado una batalla con el dragón, es decir, Satanás (v 9), y con los ángeles
del dragrón, que terminó con la victoria de Miguel y la expulsión de Satanás
del cielo; Jud. 9 habla de una contienda entre Miguel y el diablo por el cuerpo
de Moisés. Los judíos del tiempo de Cristo pudieron haber tenido alguna
información, ya que se dice que dicha disputa se describe en el libro
seudoepigráfico judío La asunción de Moisés, aunque no aparece en las porciones
que nos han llegado del libro. El Tárgum de Jonatán sobre Dt. 34:6 atribuye a
Miguel y sus ángeles la sepultura de Moisés. La literatura judía describe a
Miguel como el más elevado de los ángeles, el verdadero representante de Dios,
y lo identifica con el "ángel de Yahweh", al cual se menciona con frecuencia en
el AT como un ser divino. También se afirma que Miguel era el ángel que
vindicó a Israel contra las acusaciones de Satanás en el tribunal celestial.
Véase Talmud de Babilonia, Yoma 37a; Midrash Rabbah sobre Gn. 18:3, Ex. 3:2 y
12:29. Muchos eruditos bíblicos identifican a Miguel con Cristo (véase CBA 4:
886).

Concordancia Biblica: Miguel

  • Daniel 10:13 M, uno de los .. principes, vino para 12:1 en aquel tiempo se levantara M, el gran
  • Judas 1:9. cuando el arcangel M contendia con el
  • Apocalipsis 12:7 M y sus angeles luchaban contra el

  • Comentarios