Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Merodac-baladán

(heb. Merôdak balªdán y Berôdak balªdân; ac. Marduk-apalidin, "Marduk
[Merodac] ha dado un hijo").

Hijo de Baladán y por un tiempo rey de Babilonia. Envió una embajada a
Ezequías para felicitarlo por su recuperación de su enfermedad mortal (2 R.
20:12-19; Is. 39:1-8; cƒ 2 Cr. 32:31). Merodac-baladán es una figura bien
conocida por los registros asirios. Había nacido en una tribu caldea de la que
llegó a ser jefe, llamada Bît Yakin, que vivía alrededor de la desembocadura
del Eufrates en el Golfo Pérsico. Merodac-baladán 775 aparece por 1ª vez en
los anales asirios c 731 a.C., cuando rindió homenaje y pagó tributos a
Tiglat-pileser III de Asiria. Poco después de la muerte de Salmanasar V,
Merodac-baladán tomó Babilonia y se puso como rey, sosteniéndose en el trono
por 12 años (c 721-709 a.C.), de acuerdo con el canon de Ptolomeo y una lista
babilónico de reyes. Sargón II, el sucesor de Salmanasar V, había sufrido una
derrota a manos de los elamitas poco después de su ascenso al trono, y tuvo que
reconocerlo como rey. Sin embargo, en el 709 a.C. Sargón se sintió lo
suficientemente fuerte como para marchar contra Babilonia y tomarla, y
Merodac-baladán tuvo que huir.

353. Monumento de Merodac-baladán, rey de Babilonia (izquierda).

Cuando Sargón luchó contra Bît Yakin un poco más tarde, Merodac-baladán fue
capturado, pero fue devuelto al trono sobre su tribu nativa. Merodac-baladán
se estableció nuevamente como rey de Babilonia en el 703 a.C., pero eligió la
ciudad de Borsipa como su residencia. No pudo sostenerse en el trono más que
unos 9 meses, pues fue expulsado por Senaquerib, el hijo y sucesor de Sargón
II. Cuando Senaquerib siguió su campaña hacia el sur contra Bît Yakin,
Merodac-baladán huyó a los elamitas y desde allí organizó la resistencia contra
los asirios. Tal vez fue en esta época cuando envió la embajada a Ezequías con
el ostensible fin de felicitarlo por su recuperación, pero más probablemente
con el objeto de hacer un trato con él contra los asirios. Para impresionar
con su poder a los enviados del ex rey de Babilonia, Ezequías le mostró su
arsenal y sus recursos financieros, acto que le provocó el reproche del profeta
Isaías (ls. 39:1-8).

Bib.: ARAB 1: 794.


Comentarios