Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Libia

(heb. Pût y Lûbîm; gibbôrîm Pût, "valientes... de Put" [Jer. 46:9]; gr. Libú).

En Ez. 30:5 (BJ, DHH) se menciona un tal Kub o Cub (heb. Kûb) como el de un
pueblo cuya identidad es desconocida. La RVR, la NBE y la LPD siguen la LXX,
la Siríaca y la Vulgata y leen Lûb, "Libia".

País que estaba al occidente de Egipto y aparece en los textos egipcios bajo el
nombre de Rbw, que era el equivalente lingüístico de Libia. Los libios, que
vivían en el borde del desierto, continuamente miraban con deseos de poseer el
fértil valle del Nilo, y con frecuencia intentaron invadir Egipto. Los
esfuerzos más enérgicos los realizaron en los ss XIII y XII a.C., cuando
Merneptah y Ramsés III tuvieron que afrontar esfuerzos decididos de invasión.
Derrotaron a los libios, y los empujaron de vuelta a su país desértico. Sin
embargo, cuando Egipto cayó en una declinación política y militar, los libios
fueron llevados a Egipto en grandes cantidades, y a mucho de ellos se los
empleó como soldados en las unidades auxiliares del ejército. Sisac I, un
libio, después de haber sido general por un tiempo, usurpó el trono y llegó a
ser el primer rey de la dinastía 22ª, y así fundó la dinastía libia de Egipto.

Los griegos llamaron Libia, por un tiempo, a toda la región al oeste de Egipto,
en el norte de África, pero el nombre se aplicó más tarde sólo a la porción
oriental que estaba entre Egipto y la provincia romana de África, y se extendía
hasta la mitad de la Gran Sirte. Cuando los romanos tomaron el país, lo
dividieron en 2 partes: la "Libia inferior" al este, y la "Libia superior" al
oeste. La 1ª también se llamó "Marmarica", y la 2ª, "Cirenaica". Sólo
Cirenaica tenía importancia política y económica, puesto que Marmarica era casi
totalmente un desierto. En el 67 a.C., Cirenaica fue unida a Creta para formar
una provincia, con Cirene como su capital y Apolonia por puerto. Tenía otras
ciudades importantes, como Barca (con su puerto Tolemaida) y Berenice. Hubo
representantes de esta provincia el día de Pentecostés, cuando el Espíritu
Santo fue derramado sobre los apóstoles (Hch. 2:10). También de Cirene era
Simón, a quien los soldados romanos obligaron a cargar la cruz de Cristo hasta
el lugar de la crucifixión (Mt. 27:32), como también lo fueron algunos de los
primeros cristianos de Antioquía (Hch. 11:20; 13:1) y algunos de los que se
oponían a Esteban (6:9). Mapa XIX, E-10/ 11.


Comentarios