Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Inspiración

Método de Dios para influir sobre la mente de los hombres y dirigirlas en el
proceso de hacer de ellos canales de revelación divina. La palabra
"inspiración" no aparece en la RVR, pero se usa el verbo "inspirar" 2 veces: en
2 Ti. 3:16 ("Toda la Escritura es inspirada por Dios" [gr. theópneustos];
literalmente: "Toda Escritura es soplada por Dios") y en 2 P. 1:20, 21 (la
frase "Hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo" tiene el mismo
sentido; cf Mt. 22:43; Mr. 12:36; 1 Co. 2:13; 580 He. 3:7; etc.). Muchos de
los autores del AT afirmaron la inspiración de sus mensajes introduciéndolos o
concluyéndolos con palabras como "Así ha dicho Jehová", "Dice el Señor" (Is.
1:24; Jer. 17:24; Am. 2:1; Sof. 1:3; Zac. 1:4; Mal. 1:2; etc.), "Jehová me dijo
de esta manera" (Is. 8:11), "Vino a mí palabra de Jehová" (Ez. 6:1; 7:1; 14:2;
cf Jon. 1:1; etc.) y otras similares. Cristo y los escritores del NT
testificaron de la inspiración del AT al referirse a él como la palabra de Dios
(Mt. 1:22, 23; 3:2, 3; 5:18; 21:42; Mr. 1:2, 3; Lc. 20:17,18; Jn. 2:15-17;1
Hch. 13:33-37; Ro. 15:3; etc.); Jesús afirmó su autoridad declarando que "la
Escritura no puede ser quebrantada" (Jn. 10:34, 35). De los escritores del
NT, Pablo sostenía que él enseñaba no con palabras provenientes de "sabiduría
humana, sino con las que enseña el Espíritu" (1 Co. 2:13; cf 7:40; 1 Ts. 2:13;
4:2); Pedro aceptaba que los escritos de Pablo estaban a la par de "las otras
Escrituras" (2 P. 3:15, 16); y Juan reconocía que su mensaje tenía a Dios como
fuente y a un ángel como canal (Ap. 1:1).

Dios parece haber empleado una variedad de medios al inspirar a los escritores
de la Biblia y a otros siervos suyos. A algunos les dio visiones y sueños.
A otros, un espíritu de comprensión, una percepción de los misterios de Dios.
Hubo quienes fueron guiados en el registro de los acontecimientos e incidentes
históricos. La personalidad humana no fue borrada ni avasallada, sino
estimulada y fortalecida.

Una de las mayores pruebas de la divina inspiración de las Escrituras es la
profecía predictiva. Repetidamente Dios se refirió a su capacidad de anunciar
acontecimientos futuros como demostración de su propia divinidad (Is. 41:4, 26;
42:9; 43:9; 44:7; 45:11, 21; 46:9,10; 48:3-7), y desafió a los adoradores de
ídolos a demostrar la legitimidad de sus dioses pidiéndoles que anunciaran el
futuro (41:21-23). Las Escrituras registran muchas predicciones algunas de las
cuales abundan en detalles; su cumplimiento inspira confianza en la
autenticidad y el origen divinos de la Biblia (Jn. 14:29; véase CBA 7:956,
957).


Comentarios