Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Idolatría

(gr. eidÇlolatría).

De acuerdo con el uso bíblico, idolatría incluye tanto la adoración de falsos
dioses en diversas formas como la adoración de imágenes como símbolos de
Yahweh. El NT amplia el concepto de idolatría para incluir prácticas como la
glotonería (Fil. 3:19) y actitudes como la codicia (Ef. 5:5), lo que está en
armonía con el énfasis espiritual en el NT.

La idolatría se practicó desde muy temprano en la historia. Los antepasados
inmediatos de Abrahán "servían a dioses extraños" (Jos. 24:2). Los patriarcas
se dedicaron a la adoración monoteísta de Jehová, pero miembros de sus familias
fueron influidos a veces por la idolatría (Gn. 31:30, 32-35; 35:1-4). Fue un
pecado frecuente en Israel (Dt. 32:16; 2 R. 17:12; Sal. 106:38) y una
preocupación más que pasajera en la iglesia cristiana primitiva (1 Co. 12:2).
El paganismo cananeo era popular por causa de sus bajas normas éticas en
contraste con las elevadas de la religión hebrea, y la religión más exigente a
menudo era abandonada por la adoración más fácil de Baal.

El problema de la idolatría era tan grave en la antigüedad que los primeros 2
mandamientos del Decálogo se ocupan en forma muy definida de esta fase de la
vida religiosa (Ex. 20:3-6). Durante el período del éxodo hubo 2 violaciones
notables de estos mandamientos: primero fue la adoración del becerro de oro (cp
32); segundo, la apostasía en Sitim, donde Israel cayó en las prácticas
licenciosas de la idolatría moabita (Nm. 25:1, 2).

Desde la conquista de Canaán hasta la cautividad babilónica, la idolatría fue
una modalidad persistente y desmoralizadora en la experiencia de Israel. En el
período más temprano se repetía una y otra vez este esquema: Israel caía en la
idolatría y era víctima de la agresión (Sal. 106); luego surgía un juez que lo
liberaba y restablecía el culto a Yahweh. La fluctuación entre la adoración al
Dios de Israel y la idolatría prosiguió durante el tiempo de los reyes, con
frecuencia fortalecida por alianzas políticas y casamientos con paganos (1 R.
11:1-13; etc.). En esos tiempos la batalla contra los ídolos fue encabezada
por profetas: Elías desafió al idólatra Acab (21:17-27); Amós previno al pueblo
de que la cautividad sería el resultado de la adoración a dioses falsos (Am.
5:1, 26, 27); Oseas denunció el "becerro de Samaria" (Os. 8:4-6); Isaías
ridiculizó la locura de adorar la obra de las propias manos (Is. 44:9-20);
Jeremías predijo el castigo divino como resultado de la adoración de ídolos
(Jer. 7:16-20, 29-34); Ezequiel anunció la desolación del país por causa de la
idolatría (Ez. 6). La repetición de estas advertencias es muy frecuente, lo que
indica la seriedad del problema en tiempos del AT.

Durante el cautiverio, los israelitas aprendieron la lección con respecto a la
idolatría. Su rechazo de las imágenes llegó a ser tan fuerte y duradero que
siglos más tarde consideraron que aun los estandartes romanos los contaminaban;
y hasta llegaron a destruir el águila de oro del templo de Herodes. Hicieron
todo esfuerzo posible por aislarse de cualquier influencia que pudiera
inclinarlos hacia la idolatría. La nueva adoración en la sinagoga, que era muy
común en tiempos del NT, fue una protección efectiva contra la influencia
extranjera. La tendencia anterior de confraternizar con las naciones vecinas
dio lugar a un aislamiento fanático (Jn. 4:9; Hch. 10:28) que tuvo
consecuencias muy negativas.

Los conversos del paganismo en tiempos del NT estaban en constante peligro de
recaer en la idolatría, por lo que hay muchas advertencias contra ella (1 Co.
5:10, 11; 6:9; 10:7; Ef. 5:5; Ap. 21:8; 22:15; etc.). Uno de los problemas
que más preocuparon sobre el particular fue el comer alimentos sacrificados a
los ídolos. Algunos conversos del paganismo no podían, con limpia conciencia,
hacer uso de ellos. Pablo recomendó que se los tratara con consideración, y
que los cristianos más maduros, para quienes los ídolos no eran nada 572 y, por
lo tanto, el alimento sacrificado a ellos no tenía ninguna diferencia con los
que no lo fueran, no presionaran las conciencias de aquéllos (1 Co. 8; cf Ro.
14). El genio del judaísmo y del cristianismo es el monoteísmo ético. La
creencia de que "Dios es uno" y que "Dios se interesa por lo que la gente hace"
contrasta con el politeísmo degradado de los siglos.

Bib.: FJ-GJ ii.9.2, 3; FJ-JA xvii.6.2, 3.

Concordancia Biblica: Idolatria

v. Abominacion, Fornicacion
  • Ezequiel 11:18 y quitaran de ella todas sus i y todas
  • Hechos 17:16 viendo la ciudad entregada a la i
  • 1 Corintios 10:14 por tanto, amados mios, huid de la i
  • Galatas 5:20 i, hechicerias, enemistades, pleitos
  • 1 Pedro 4:3 andando en .. orgias .. y abominables i

  • Comentarios