Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Fenicia

El nombre español Fenicia es de origen griego, quienes llamaron
"hombres-fenicios" (de fóinix, "púrpura") a los vendedores de géneros teñidos
de púrpura), y denominaron Foiník al territorio del cual procedían estos
géneros.

Larga y angosta faja de territorio costero entre el Mar Mediterráneo y montes
Líbano. Se extendía desde Arvad, por el norte, hasta el promontorio conocido
como la Escalera de Tiro, al norte de Aczib (a unos 22,5 km al sur de Tiro),
aunque algunas veces se extendió más hacia el sur. En los tiempos del NT
Fenicia alcanzaba hasta Dor, al sur del cordón del Carmelo. En contraste con
la costa palestina, la fenicia tenía buenos puertos naturales formados ya sea
por islas cercanas a la costa, como en Tiro y en Arvad, o por bahías, como las
de Biblos y Beirut. Las faldas de la cordillera del Líbano tenían abundantes
bosques de cedros y abetos, que inducían a la 448 gente a lo largo de la costa
a construir barcos y a comerciar con maderas. De aquí que los fenicios fueran
marinos que comerciaban con Egipto, y más tarde con Grecia y todos los demás
países del Mediterráneo. 

219. Sarcófago del rey fenicio Ahiram de Biblos. El rey está sentado sobre un
trono-esfinge (izquierda). Una larga inscripción fenicia está grabada sobre el
borde de la tapa.

Las ciudades fenicias más importantes en la antigüedad fueron Biblos (la
bíblica Gebal, que estaba algo más allá de la esfera de los palestinos y por
tanto muy pocas veces mencionada en la Biblia), y Sidón y Tiro (2 ciudades
que continuamente lucharon por la supremacía). Los fenicios eran cananeos (Gn. 10:15; Is. 23:11), empujados por la invasión hebrea hacia la angosta
franja costera que siguieron llamando Canaán. Mediante sus contactos con
otras naciones, los mercaderes fenicios difundieron la cultura oriental entre
los pueblos occidentales. Por ejemplo, el arte de escribir fue llevado a
Grecia por los fenicios, y los materiales más comunes para ello, los rollos de
papiro producidos en Egipto, eran distribuidos por todo el mundo conocido por
los fenicios de Biblos. En consecuencia, otras naciones dieron a este material
el nombre de la ciudad que lo distribuía.

Nuestras palabras "Biblia" y "bibliografía", y otras, derivan del mismo origen.

Los fenicios también fueron colonizadores, las más importantes colonias fueron
Cartago (en el norte de África) y Tarsis (en el sur de España). La posición
estratégica de Fenicia sobre la costa mediterránea, sus ricas ciudades y su
importancia como puente entre el Asia y el África la hicieron objeto de la
conquista de los grandes poderes que deseaban expandirse y tenían sed de poder.
Las ciudades fenicias formaron parte del Imperio Egipcio de la dinastía 18ª.
Más tarde pagaron tributo a los asirios, a los babilonios y a los persas.
Cuando rechazaron las demandas de los invasores, resistieron valientemente,
pero fueron finalmente derrotados, como ocurrió con Tiro después de un sitio de
13 años en tiempos de Nabucodonosor, y después de un asedio de 7 meses por
parte de Alejandro. Sin embargo, pudieron mantener su identidad nacional por
mucho tiempo y, por causa de sus ricas conexiones comerciales, recuperarse de
varias catástrofes. Luego de la muerte de Alejandro, apoyaron a los
seléucidas, y más tarde (63 a.C.) formaron parte de la provincia romana de
Siria.

El nombre Fenicia aparece en la Biblia sólo en el NT. Pero el AT se refiere
por nombre a diversas ciudades de la costa fenicia (2 S. 24:6, 7; 1 R. 17:9)
con la cual los israelitas tuvieron beneficiosas contactos -como en los tiempos
de David y Salomón (2 S. 5:11; 1 R. 5:1; 9:11; 10:22)-, o relaciones que dieron
resultados desastrosos -como en los días de Acab-, cuando la princesa fenicia
Jezabel* introdujo la adoración a Baal y Astarté en Israel (1 R. 16:31, 32;
18:19) y casi eliminó la religión del verdadero Dios. Jesús visitó este
territorio cuando entró en la región costera de Tiro y Sidón (Mt. 15:21; Mr.
7:24, 31). Algunos de los cristianos que salieron de Jerusalén durante la
persecución que siguió al apedreamiento de Esteban llegaron hasta Fenicia y
probablemente fundaron iglesias allí (Hec. 11:19). Pablo y Bernabé, cuando
pasaron por la región en camino a Jerusalén después de su 1er viaje misionero,
aparentemente encontraron iglesias a las que informaron del éxito de sus
actividades misioneras en el Asia Menor (15:3). La última mención de Fenicia
en el NT está relacionada con la visita de Pablo a 449 Tiro en su postrer viaje
a Jerusalén (21:2-7).



Comentarios