Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Eterno

(heb. {Olâm, "por mucho tiempo", "por todo el tiempo"; gr. aion, aionios, "que
dura edades", "para siempre", "por los siglos", "eterno").

Término bíblico que denota un período de larga duración, siempre en un sentido
relativo con respecto a la naturaleza de las circunstancias o condiciones
descriptas por la expresión. Ni {ôlâm ni aionios por sí mismas implican un
tiempo sin principio ni fin, como sugiere la palabra española "eterno" o
"sempiterno". Por cuanto el significado de estas palabras depende de la
naturaleza del objeto al que se aplican, el lapso así designado puede no tener
principio ni fin, o un principio sin fin, o un principio y un fin; "perpetuo"
podría ser una traducción mejor. {Ôlâm indica un tiempo de duración indefinida
cuyos límites son desconocidos o no especificados. Cuando se refiere a Dios
significa "eterno" en el sentido absoluto, sin comienzo ni fin, porque Dios sí
es eterno (Gn. 21:33). Cuando se usa para la vida de los redimidos indica un
tiempo con comienzo pero sin fin, el resultado del otorgamiento de la
inmortalidad (Dn. 12:2). La calidad durativa, indefinida pero sin embargo
finita de ôlâm es claramente evidente de Ex. 21:6, donde se traduce la
expresión como "para siempre". Aquí se especifica que un esclavo que ha
servido a su amo por 6 años, pero que al fin de ese período elige
voluntariamente unirse a su amo para de allí en adelante servirlo "a
perpetuidad", puede hacerlo. Evidentemente, aquí {ôlâm tiene principio y tiene
fin; se especifica el principio, y el fin de su servicio se supone que
terminará con la muerte del esclavo. Véase Infierno (III).

En vista de que los escritores del NT eran hebreos por raza y cultura, usaron
aionios, el equivalente griego de {ôlâm, con el mismo 414 sentido en que
habrían usado la palabra {ôlâm si hubieran escrito en shebreo. El adjetivo
aionios deriva su forma del sustantivo aion ("edad", "era", "siglo" o "mundo"
considerado desde el punto de vista del tiempo, como en Mt. 12:32; 13:22, 39;
etc.), y sencillamente significa: "que dura una era" o "de duración
indefinida". En cada caso que se use la palabra, es la naturaleza del objeto o
la circunstancia que se describe como "eterno" o "sempiterno" lo que determina
la significación durativa y terminal de aionios (según el contexto y la
analogía de las Escrituras). El concepto popular de que "eterno" (como
traducción de {ôlâm y aionios) siempre sugiere duración sin fin, no tiene base
bíblica.


Comentarios