Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Estación

(heb. mô{êd, {êth; gr. kairós, jrónos).

Cada una de las 4 divisiones del año, determinadas por los equinoccios de
primavera y otoño y los solsticios de verano e invierno. Los hebreos usaban
otro término, teqff>h ("círculo" para aludir a las 4 épocas del año y sus
respectivos trimestres; sin embargo, no hay seguridad de que la Biblia use la
palabra teqff>h con ese sentido. Las estaciones de Palestina son
principalmente 2: la lluviosa o húmeda ("invierno" [heb. jôref ]; desde el
otoño hasta la primavera) y la seca ("verano" [heb. qayits]; véase la tabla
correspondiente en Fiesta). La gente del país espera ansiosamente la primera
lluvia del otoño, llamada "lluvia temprana" (Jer. 5:24; Jl. 2:23; Stg. 5:7),
para que humedezca el suelo reseco a fin de poder arar y sembrar antes de que
vengan las lluvias copiosas del invierno. "La lluvia tardía", que cae hacia
fines de la estación lluviosa, ayuda a madurar el grano inmediatamente antes de
la cosecha de la cebada en la primavera (Dt. 11:14). Esta es la estación del
pasto verde y de las flores, que pronto se secan como consecuencia del calor
abrasador del verano. Desde mayo hasta octubre prácticamente no cae lluvia,
incluso en la región montañosa de Jerusalén. En la mayor parte de los arroyos
el agua se agota hasta que vuelven las lluvias del otoño. El Jordán tiene una
estación durante la cual se sale de madre, y ello ocurre en primavera, lo que
depende no sólo del índice local de lluvias, sino del derretimiento de la nieve
en el monte Hermón, que le da origen. La primavera y el verano eran los meses
cuando se montaban las más importantes campañas militares (1 Cr. 20:1) entre
los imperios rivales y las ciudades-estados (que continuamente eran los
territorios de Siria y Palestina), aunque en ocasiones no vacilaban en pelear
también durante la estación lluviosa. Encontramos referencias en la Biblia no
sólo a las estaciones relacionadas con la agricultura, sino también con las
estrellas (posiblemente las constelaciones del zodiaco; Job 28:32), el sol y la
luna como los cuerpos celestes que ejercen influencia sobre aquéllas (Gn.
1:14-16; Sal. 104:19), a los momentos de calor y de frío (Gn. 8:22), a la
incongruencia de "la nieve en verano" y "la lluvia en la siega" (Pr. 26:1), y a
la época de veda para la navegación, que comenzaba en el otoño (Hch. 27:9,12).
Véanse Año; Palestina (VIII); Zodíaco.


Comentarios