Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: El

(heb. Ll; ugar. il; ac. ilu; fen. y sudar. l).

Transliteración de la palabra semítica más antigua para dios, que en la Biblia
aparece en nombres compuestos. Como nombre genérico en los idiomas antiguos,
la palabra ocurre tanto en singular como en plural (elîm, il>ni), también en
formas femeninas (ugar. ilt; ac. iltu) y como nombre propio de dioses
específicos. En los textos asirios y babilónicos, ilu generalmente aparece
como un sustantivo genérico, como resulta evidente de un estudio de nombres
personales: Ibashshi-ilum, "hay un dios", Ibashshi-ilâni, "hay dioses",
Ili-bâni, "mi dios es mi creador", Iluma-ilu, "mi dios es dios". El dios en
estos casos es Marduk, Nabu, Shamash, Asur o alguna otra deidad nacional.

EJIDOS DE EZEQUIEL

La derivación y el significado original de la palabra es insegura.
Generalmente se considera que viene de la raíz verbal semítica wl, "ser
fuerte", de modo que significaría "fortaleza", "majestad", "sublimidad". Este
significado de êl se encuentra en algunos pasajes del AT donde la palabra no
se refiere a un dios (por ejemplo, Ez. 31:11, donde êl se traduce por "el
poderoso"). Otras explicaciones son menos plausibles.

Los nombres compuestos con "El" son frecuentes entre los arameos, como lo
muestran sus nombres bíblicos: Kemuel, Betuel (Gn. 22:21, 22) y Tabeel (ls.
7:6), y como lo revelan las inscripciones de Palmira, de los nabateos y de
otros pueblos de habla aramea. Inscripciones arameas del s VIII a.C. revelan
que los arameos adoraban a un dios llamado El, y se puede llegar a la
conclusión casi segura de que a él se refieren la mayoría de los nombres que
incluyen la palabra El.

En las inscripciones fenicias, El describe a un dios específico, pero la forma
plural se usa como nombre genérico. Esto también es cierto en el ugarítico
cananeo, que estaba estrechamente vinculado con el idioma fenicio. En las
inscripciones ugaríticas, El se presenta como el dios supremo, y se lo
considera como el padre de prácticamente todos los dioses. Se lo llama "el
padre de los años", y se lo debió haber considerado como el primer dios del 362
panteón ugarítico, a quien pertenece todo el mundo, y sin cuyas órdenes nada
podría ocurrir. El hecho de que se lo llamara "toro" entre los cananeos pudo
haber influido en la adoración del becerro en Israel. Cuando los israelitas
entraron en Canaán, la posición de El ya había llegado a ser inferior a la de
Baal.*

En las antiguas inscripciones árabes, El aparece con tanta frecuencia en
nombres personales que parece evidente de que debió haber sido el dios más
primitivo e importante de Arabia. Nombres que significan "El ordenó", "El ha
oído", "El es señor", "El da" y otros, muestran claramente que los antiguos
árabes lo consideraban un dios humano, bueno y sublime.

En el AT el nombre Kl parece como un nombre genérico para el único y verdadero
Dios (Gn. 31:13; Ex. 20:5; 34:14; etc.), y en plural para designar a más de un
dios (Ex. 15:11; Dn. 11:36). Aparece también en el nombre propio del Dios de
Israel (ls. 40:18; Sal. 10:11, 12; 16:1; 68:20; etc.). Se lo encuentra en
muchos nombres personales: Elías,"mi Dios es Yahweh" (1 R. 17: 1); Elimelec,
"mi Dios es rey" (Rt. 1:2); Eliezer, "mi Dios es [mi] ayuda" (Gn. 15:2);
Ismael, "Dios ha escuchado" (16:11); y otros. Algunas veces se añade un
atributo a la palabra Kl: "KI-Ely^n, "Dios, el Altísimo" (14:18);
Kl-Shaddai,"Dios, el Todopoderoso" (17:1); Kl-ól>m,"Dios, el Antiguo"
(21:33); Kl élTm, "Dios de los dioses" (Dn. 11:35); Kl jay, "Dios vivo"
(Sal. 42:2); etc. Con frecuencia la palabra Kl aparece en términos como "el
Dios de tu padre" (31:29), "el Dios de vuestros padres" (Ex. 3:13), "Jehová,
Dios de... Abrahán" (Gn. 24:12), el "Dios de... Isaac" (46:1). Estas
expresiones significaban que Kl era el Dios que se revelaba al patriarca
Abrahán o a Isaac, que mantenía una relación constante con sus adoradores, y
que no estaba limitado a ningún lugar específico. Véanse Dios; Jehová, Señor.


Comentarios