Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Dispersión

(gr. diasporá).

I . Significado del término.

En la LXX se usa diasporá en forma eufemística para traducir varias expresiones
hebreas: Za ªwâh, "temblor", "agitación"; de allí "maltrato", "opresión" y
"ser trasladado" ("vejado", Dt. 28:25; "afrenta", Jer. 34:17). Jerpâh,
"vergüenza" (Dn. 12:2); etc. Además, la LXX nunca traduce los términos hebreos
para "exilio" (gôlâh, gâlûth) con diasporá (Am. 1:6-9; Jer. 52:31; 24:5; 28:4)
sino con aijmalÇsía ("cautividad"), apóijomai ("haber salido"),etc. Sin
embargo, la LXX usa dispersión (en Dt. 28:25; 30:4; Jer. 41:17 [48:17 en otras
recensiones]) para la dispersión de los judíos. Se ha sugerido que los judíos
helenísticos preferían el término diasporá porque evitaba la connotación de
quienes vivían fuera de Palestina, como resultado de deportaciones anteriores,
y que todavía estaban allí por castigo. Para ellos, diasporá significaba
sencillamente los judíos que se encontraban en todas partes del mundo. Los
judíos de los tiempos del NT consideraban la presencia de sus connacionales en
muchos países del mundo como una bendición para la nación judía y para el mundo
en general, y estaban orgullosos de la diasporá.

II. Extensión.

Algunos de los hebreos pudieron haber emigrado a otros países antes de las
cautividades de los ss VIII y VI a.C. Hay evidencias, por ejemplo, de colonias
judías en Egipto antes del exilio. Sin embargo, tales movimientos no habrían
involucrado a grandes cantidades de personas. La 1ª deportación masiva se
produjo cuando los asirios llevaron cautivas a las 10 tribus del norte (s VIII
d.C.). La mayoría de los exiliados fueron absorbidos por las naciones
receptoras, y perdieron sus peculiaridades y su conciencia nacional. Algo
diferente ocurrió con las tribus de Judá y Benjamín (incluyendo a los levitas)
que fueron deportadas por los babilonios en el s VI a.C. Como tenían líderes
religiosos de la talla de Ezequiel y de Daniel, y el consuelo de profecías
escritas acerca de su restauración, retuvieron su unidad étnica. Sin embargo,
cuando los reyes persas les permitieron regresar a su patria, sólo una minoría
de los exiliados aceptaron el ofrecimiento. La mayoría eligió permanecer en
Babilonia y así constituyó la primera gran colonia judía fuera de Palestina, y
hasta tiempos recientes formaron una minoría respetable entre la población de
la región. Los muchos judíos que se mudaron a Egipto antes de la destrucción
de Jerusalén en el 586 a.C. y después de ella (Jer. 43:7-44:30), establecieron
fuertes colonias allí. La que estuvo en la isla de Elefantina en el río Nilo
es la mejor 335 conocida por causa del descubrimiento en el lugar de un gran
número de papiros judíos escritos en arameo. Después que la conquista de
Alejandro facilitó los viajes a países distantes, los judíos se mudaron a
muchos lugares del mundo helenístico. Durante el período del Imperio Romano
tales movimiento, se aceleraron. Evidencias literarias y de inscripciones
atestiguan de la existencia de unas 150 colonias judías fuera de Palestina en
el s I d.C. Los judíos se encontraban en todas partes de Siria, en diversos
lugares del Asia Menor, en las grandes ciudades de Grecia, Italia, el norte del
África y Egipto, y en la región de los partos, fuera del Imperio Romano.
Ciertos eruditos han estimado que los judíos de la dispersión dentro del
Imperio Romano en el s I d.C. debieron haber sido aproximadamente 4,5 millones,
en una población total de 55 millones.

III. Influencia.

Los judíos de la dispersión fundaron sinagogas en muchas ciudades, y por causa
del alto valor moral de su religión monoteísta atrajeron el pensamiento gentil
a sus cultos. Mediante su asociación con el mundo exterior obtuvieron una
visión más amplia de la vida que sus compatriotas de Palestina. Su apoyo
financiero al templo y a sus hermanos en la patria fue un significativo factor
económico. Se los animaba a visitar el templo de Jerusalén con tanta
frecuencia como les fuera posible durante las grandes fiestas, y realizar
esfuerzos para hacerlo por lo menos una vez en la vida. Esto explica la gran
cantidad de judíos extranjeros presentes en Jerusalén el día de Pentecostés,
cuando se derramó el Espíritu Santo sobre los discípulos (Hch. 2:5-11). Por
poner al mundo en contacto con las enseñanzas del AT y hacer accesible a los
gentiles las Sagradas Escrituras en griego (la LXX), los judíos de la
dispersión prepararon el camino para la rápida propagación del evangelio
cristiano, que no podría haber triunfado tan rápidamente si primero los judíos
no hubieran esparcido su religión.

Concordancia Biblica: Dispersion

v. Cautividad
  • Daniel 12:7 cuando se acabe la d .. el pueblo santo
  • Santiago 1:1
  • 1 Pedro 1:1 doce tribus que estan en la d

  • Comentarios