Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Bet-seán

(heb. Bêth-shezân; Cartas de Amarna, Bît-Sâni; egip. Bt-shir, Bt-shr y
Bt-shnri3).

166 Antigua ciudad fortificada de los cananeos en el extremo oriental de la
llanura de Esdraelón, sobre el río J~lãd, cerca del Jordán. Ocupaba una
posición estratégica sobre el camino principal a Damasco, razón por la que los
egipcios la consideraron por siglos como una ciudad clave para su imperio
asiático. Bet-seán no fue ocupada por los hebreos en tiempos de Josué (Jue.
1:27), y, al dividirse la tierra, la ciudad fue asignada a Manasés, aunque
estaba en el territorio de Isacar y de Aser (Jos. 17:11). Cuando el rey Saúl
murió la ocupaban los filisteos, quienes, después de la batalla de Gilboa,
colgaron en ella al rey y a sus hijos (1 S. 31:10, 12; 2 S. 21:12). Parece que
David la ocupó, porque perteneció al reino de Salomón. Este la puso bajo la
administración de Baana, cuya residencia era Meguido (1 R. 4:12).

El faraón Sisac* menciona Bet-seán como una de las ciudades que conquistó
durante su campaña palestina (cf 1 R. 14:25, 26). Después de un silencio de
muchos siglos, Bet-seán aparece otra vez en la historia en el s III a.C.,
conquistada por Antíoco III (218 a.C.). En el 107 a.C. cayó otra vez en manos
de los judíos, y permaneció brevemente bajo el control de éstos; entretanto, su
nombre había cambiado por Escitópolis. Cuando Pompeyo la convirtió en ciudad
libre (63 a.C.), la unió a las ciudades de la Decápolis. La aldea moderna de
Beisân ha conservado su antiguo nombre. El sitio original, uno de los más
notables de Palestina, lleva el nombre de Tell el-2utsn. Mapa VI, C-4.

81. Montículo en ruinas de Tell el-2utsn, sitio de la Bet-seán antigua.

Una expedición de la Universidad de Pensilvania excavó las ruinas desde 1921
hasta 1933 y descubrió 18 niveles de ocupación. Se encontró que la ciudad ya
estaba bajo la influencia egipcia a comienzos del 2º milenio a.C., y fue una
poderosa ciudad-reino durante el período hicso. Las excavaciones también
revelaron que después de la conquista de Bet-seán por Tutmosis III, permaneció
en posesión de los egipcios como una guarnición militar durante 3 siglos.
Durante ese período se construyeron 2 templos sobre los fundamentos de templos
anteriores: uno para Astarté-Anat y el otro para Mekal-Reshef. De esa época
datarían también varias estelas egipcias monumentales, 2 de las cuales fueron
erigidas por Seti I y la otra por Ramsés II, más una estatua de Ramsés III,
descubierta entre las ruinas por la expedición (figs 459, 460). También se
descubrieron muchos objetos que arrojan luz sobre los ritos del culto pagano de
los cananeos, particularmente el de las serpientes.

Bib.: FJ-AJ xiii.10.3; F. James, N. Tzori D. Bahat, EAEHL I:207-229.


Comentarios