Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Babel

(heb. B>bel).

De acuerdo con Gn. 11:9, el nombre significa "confusión [mezcla]" (basado en el
verbo b>lal, "confundir [mezclar]"). Sin embargo, los babilonios explicaban
que la denominación de su ciudad, B>bilu o B>bil>ni, quería decir "puerta de
dios [los dioses]". Otros sugerían que debía su origen a una derivación del
verbo bab. b>balu, "esparcir [dispersar]"; pero los ciudadanos no habrían
estado muy orgullosos de ello, y de allí su composición en babu, "puerta", más
ilu, "dios".

I. Ciudad.

Nació con los primeros habitantes de Mesopotamia, a comienzos del reino de
Nimrod y como probable asiento de su poder (Gn. 10:10). Con respecto a su
ubicación e identificación, las opiniones están divididas: algunos eruditos
creen que Babel y Babilonia son 2 ciudades diferentes; otros opinan que ambas
son una y la misma ciudad; y otros sostienen que la de Babilonia se construyó
sobre los restos de la ciudad de Babel (este Diccionario apoya las 2 últimas
posturas). Salvo Gn. 10:10 y 11:9, a la ciudad de Babel siempre se la llama
Babilonia.*

II. Torre.

Aunque la frase "torre de Babel" no se encuentra en el AT, generalmente se
denomina así a la estructura que comenzaron a levantar los primeros habitantes
de Sinar,* trabajo interrumpido por la intervención divina que produjo una
confusión de lenguas (Gn. 11:1-8). Los edificadores usaron ladrillos (porque
su país estaba totalmente desprovisto de piedras) y asfalto. Los restos
arqueológicos revelan que el asfalto se usó como mezcla en muchos edificios
babilónicos (fig 93). Se lo obtenía de pozos al aire libre en Hit, a unos 190
km al norte de Babilonia (Mapa III, C-5), por lo que la torre estaría ubicada
en la antigua ciudad de Babilonia o sobre alguna planicie cercana a dicha
ciudad.

De la torre mencionada en la Biblia no queda nada, pero la idea de erigir
estructuras de esa naturaleza fue popular en la Mesopotamia primitiva.
Prácticamente, cada ciudad importante tenía por lo menos una; se llamaron
zigurats. Generalmente se construían en plataforrnas escalonadas cada vez más
pequeñas, en cuya parte superior había un altar dedicado al principal de los
dioses de la ciudad o del país. Las ruinas de algunos de estos zigurats
todavía están en pie: las mejores conservadas son la de Ur, en el sur del Iraq,
y la de Choga Zambil, cerca de Susán en Irán. Pero los restos de los zigurats
de Nimrfd, Qalat Sherqat, Aqarquf, Birs Nimrfd y Warka todavía son
impresionantes. Mapa XXI, B/C-5/6. Sin embargo, la estructura más alta y más
grande, de todas sus familares en la historia mesopotámica, fue la torre-templo
de Babilonia (mencionada en registros históricos desde comienzos del 2º milenio
a.C.; para muchos sería la primitiva torre de Babel u otra construida sobre los
fundamentos de ésta). Pero desapareció por completo; los excavadores sólo
encontraron los fundamentos y unos pocos escalones. Con todo, una antigua
tableta cuneiforme describe esa torre, y Herodoto la 131 menciona; por ello es
posible obtener una idea bastante exacta de sus características. Sabemos que
su base cuadrada tenía unos 90 m de lado, que se levantaba a más de 90 m de
altura, que constaba de 7 plataformas escalonadas y que sobre la última había
un altar dedicado al dios Marduk.

La torre de Babel fue reparada cada tanto; la última vez por Nabucodonosor,
quien dijo haber recibido la orden de su dios Marduk de que la reconstruyera de
modo que su cúspide pudiera rivalizar con el cielo. A esta torre templo, que
se encontraba en el recinto del templo de Marduk, se llamó Etemenanki, "la
piedra fundamental [casa del fundamento] del cielo y de la tierra". Si bien
fue destruida por Jerjes, Alejandro Magno hizo planes para reedificarla (mandó
sacar la mayor parte de los escombros como preparación para su reconstrucción);
pero lo sorprendió la muerte cuando se realizaba el trabajo. Como no quedó
prácticamente nada del antiguo templo por sobre el nivel del suelo, los hombres
de generaciones posteriores pusieron en duda su existencia.

Con el paso del tiempo surgió una tradición que relacionaba la arruinada pero
impresionante torre de Borsippa, ahora Birs Nimrûd, con la torre de Babel. Sin
embargo, las excavaciones demostraron la falsedad de ese supuesto. Cuando la
asiriología estaba en su infancia, se interpretó el texto de una tableta
cuneiforme muy fragmentaria (en poder del Museo Británico) como una referencia
a la historia de la torre de Babel. Una lectura más cuidadosa mostró que esa
idea era errónea.

Bib.: RLA 1: 333; L. W. King, The Seven Tablets of Creation [Las siete tabletas
de la creación] (Londres, 1902), t 1, pp 219, 220.

60. Vista aérea del sitio donde estuvo la torre-templo de la ciudad de
Babilonia. Restos del centro de la torre antigua sobresalen del foso lleno de
agua. Este es el probable emplazamiento de la torre de Babel.

Concordancia Biblica: Babel

  • Genesis 11:1-9.

  • Comentarios