Diccionario Biblico


Diccionario Biblico: Azeca

(heb. A5Lq>h, [un lugar] "rastrillado [cultivado, cavado, labrado]"; as. Azaqa).
Ciudad de la Sefela asignada a Judá (Jos. 15:35). Se la menciona por 1ª vez como el
punto terminal hacia el cual Josué echó a sus enemigos después de la batalla de
Gabaón (10:10, 11). Los filisteos con Goliat, su campeón, acamparon entre Soco y
Azeca (1 S. 17:1), y Roboam fortificó la ciudad (2 Cr. 11:9). Tres fragmentos de una
tableta cuneiforme que ahora se encuentra en el Museo Británico, y que quizá trataba
acerca de la campaña de Senaquerib en Palestina contra el rey Ezequías de Judá (701
a.C.), dicen que Azeca era una fortaleza que estaba "ubicada en un cordón
montañoso como sobre una daga afilada" y "rivalizaba con los montes más altos" por
su inaccesibilidad. Fue una de las últimas ciudades que tomó Nabucodonosor antes
de conquistar Jerusalén (Jer. 34:7). Una observación encontrada en una de las
Cartas de Laquis* se refiere a este acontecimiento. Un oficial del ejército judío
estacionado en el lugar desde el cual se podían ver las señales (de fuego) de Azeca y
de Laquis, informó a su comandante en Laquis: "Y sepa (mi señor) que estamos
vigilando para ver las señales de Laquis, de acuerdo con todas las indicaciones que mi
señor ha dado 124 porque no podemos ver Azeca". Parece que Azeca ya había caído
y por ello no podía seguir enviando señales de humo. La ciudad fue reocupada por
los judíos después del exilio (Neh.11:30).
Se la ha identificado con Tell ez-Zakarîyeh en el W>d§ es-Sant, a unos 25,5 km al
oeste de Belén. F. J. Bliss y R. A. S. Macalister la excavaron en 1898 y 1899, cuando
la arqueología de Palestina todavía estaba en pañales. Parece que la ciudad había
existido desde la Edad Temprana del Bronce, en el 3er milenio a.C. En el 1er milenio
a.C. se le construyó un muro (obra atribuida al rey Roboam), mientras que la
fortaleza y la acrópolis (fortalecida por 6 torres) fue levantada en los ss IX u VIII a.C.
Mapa VI, E-2.
Bib.: BASOR 214 (Abril de 1974):25-39; ANET 322; E. Stern, EAEHL I:141-143.


Comentarios