Diccionario Biblico Gratis y Concordancia Biblica creado para ser la primer Enciclopedia Biblica participativa en español.
Diccionario Biblico


Templanza


(gr. enkráteia, "dominio propio"; enkratéuomai, "e. Click aquí para leer Templanza.



Diccionario biblico: Templanza

(gr. enkráteia, "dominio propio"; enkratéuomai, "ejercer dominio propio";
enkrates, "que tiene dominio propio"; sofrÇn,  "prudente" o "que tiene dominio
propio"; sÇ fronismós, sÇfrónÇs, sÇfrosún ).

Término, más bien arcaico, que aparece en la RVR con el sentido de
"temperancia", "dominio propio" y "que tiene dominio propio".  El dominio
propio es una de las grandes gracias cristianas (Gá. 5:23; 2 P. 1:6; etc.).  Es
esencial para lograr la victoria en la carrera cristiana, como lo es en una
competencia atlética (1 Co. 9:25).


Solicitar revisión manual:
Si considera que este artículo se encuentra incompleto, erroneo o con faltas, puede solicitar una revisión manual del mismo enviando un mensaje a wikicristiano@guaranamedia.com indicando artículo y cuáles son sus observaciones. Así mismo sientase libre de dejar un comentario más abajo a fin de recibir la ayuda de otros usuarios.





Permalink: http://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico-cristiano-gratis---concordancia-biblica-online/4363/templanza/



Palabras Relacionadas:


Arriba - Editar este artículo - Publicar un nuevo artículo
Aleatorios
Mesa
Endurecer
Blanco
Fenicia
Jacobo
Hodsi
Merodac
Sacrificios Pacificos Ou De Ação De Graças
Pergamino
Carta
Hadar
Josué
Abdi­as
Hidai
Menos Populares
Carismas
Adoracion
Incesto

Zorobabel
Décimo
Gazez
Gunitas
Heferitas
Helequitas
Imnitas
Izraíta
Jardín
Jaresías
Últimos modificados
Ignominia
Gavillas
Zorobabel
Qumran
Torrente Mocmur
Fusta
Kayros
Tesoreria
Solaz
Carismaticos
Escarnecedor
Topacio
Misericordia
Derramar
Noticias Cristianas
Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé.
Comunidad de cristianos huyen de Boko Haram
Evangélicos dan visto bueno a reforma migratoria de Estados Unidos
Camionero es despedido después de asegurar que Jesús era su copiloto